En España, el parque de vehículos propulsados por gas natural ha alcanzado las 30.000 unidades en 2020, según los datos de Gasnam, de las cuales un 27% corresponden a camiones de GNL.

Puede decirse, por tanto, que el gas se está consolidando como la alternativa más sostenible para el transporte profesional, especialmente en los trayectos de larga distancia.

OnTurtle, que lleva años trabajando para impulsar una red de suministro que dé respuesta a esta demanda, cuenta en la actualidad con una red de más de 1.600 estaciones en el continente europeo, de las cuales 70 son para repostaje de gas.

Entre sus últimas incorporaciones, destacan cuatro nuevas gasineras en Alemania, abanderadas por Baywa y adaptadas para camiones Volvo, que están ubicadas en Wolfsfurg, Nördlingen, Nürnberg y Eching. En total, cuenta con cinco en el país.

También ha reforzado su red en Holanda, con la estación Hoofddorp-Schiphol, abanderada por DC Berkel y situada en una carretera urbana cerca de Ámsterdam. En este caso, además de gas natural, permite el repostaje de gasóleo A y Adblue.

En total, cuenta con seis gasineras en el país, situándose el resto en Beneluxhaven, Roosendal, Harnaschpolder, Servenum y Borne, puntos clave para las rutas más transitadas por el transporte internacional.

En el caso de España, su red ya suma 23 gasineras, mientras que en Francia dispone de 28, en Bélgica, de siete y en Italia de una. El objetivo es seguir creciendo en los próximos años, en su apuesta por un transporte más respetuoso con el medio ambiente.