Portacontenedores Nordcheetah de Boluda

A partir de 2018, la Unión Europea introducirá un régimen de seguimiento de las emisiones para las embarcaciones que escalen en sus puertos.

Los niveles de CO2 en la atmósfera han alcanzado en 2016 nuevos niveles récord de 403 ppm, pero de momento, no se han fijado plazos concretos para su reducción, como sí ha ocurrido con las de NOx y SOx, tal y como señalan desde Anave.

No obstante, desde 2013 se viene utilizando el índice de medición ‘Energy Efficiency Design Index’, EEDI, sobre la eficiencia de los buques, y a partir de 2018, la Unión Europea introducirá un régimen de seguimiento para las embarcaciones que escalen en sus puertos.

Asimismo, las navieras, en su afán por reducir los costes de combustible, están apostando por buques más respetuosos con el medio ambiente, lo que ha supuesto una disminución las emisiones, al igual que la reducción de la velocidad de navegación.

Entre 2008 y 2013, ha aumentado un 42% la flota de buques en términos de tonelaje, pero solamente un 34% en cuanto a su potencia propulsora. Las entregas de portacontenedores optimizados para navegar a menor velocidad han contribuido en gran medida a esta tendencia, así como el aumento del tamaño de las embarcaciones.

Se reduce un 1,6% la potencia de los portacontenedores

Actualmente, se están entregando buques con más de 20.000 TEU de capacidad, con relaciones kW/TEU menores. Al mismo tiempo, se han reciclado muchos portacontenedores más pequeños y menos eficientes en cuanto a energía.

La flota en este segmento ha disminuido en los últimos 18 meses, de modo que la potencia total también se ha reducido un 1,6% en 2016, con una mayor participación de los petroleros y los gaseros en el crecimiento neto. Las entregas de petroleros en términos de tonelaje han repuntado un 68% en 2016, mientras que se han entregado un 23% más de gaseros, lo que implica un crecimiento del 4,8% en kW para petroleros, y 9,2% para los gaseros.

En general, desde 2009, la potencia propulsora de la flota ha disminuido en un 10% hasta 0,43 kW/GT. Esto no supone automáticamente un nivel menor de emisiones, pero es evidente que la nueva generación de buques respetuosos con el medio ambiente ha permitido disminuir el consumo de combustible, con una destacada contribución al medio ambiente.