La Federación Española de Transporte Discrecional de Mercancías, Fetransa, se ha sumado al rechazo a la reforma fiscal proyectada por el Gobierno, ya que supondrá la «ruina» de los transportistas autónomos que superen los 75.000 euros de facturación y que, por tanto, no puedan acogerse al régimen fiscal de módulos.

Tal y como señalan Fetransa y otras asociaciones de transporte, en el anteproyecto de ley que ha presentado el Ejecutivo, se prevé que los autónomos transportistas que superen los 75.000 euros de facturación en 2015, no puedan acogerse al régimen fiscal de módulos en el 2016, «estando actualmente el límite en 300.000 euros».

Por ello, la federación de transporte discrecional, es «totalmente contraria» a esta medida, ya que el régimen fiscal de módulos para el transporte «ya sufrió una modificación importante» en el 2013 reduciéndose el límite de facturación de 450.000 a 300.000 euros anuales.

Precisamente, se fijó este límite puesto que la estructura de costes de un camión «es muy alta, de 133.034,41 euros anuales según el último Observatorio de Costes publicado por el Ministerio de Fomento».

De esta forma, se permitía permanecer en este sistema fiscal a los autónomos con dos vehículos, algo que no sucederá con esta medida, con la que «se expulsará a la práctica totalidad de transportistas autónomos del régimen fiscal de módulos, pues sus costes anuales superan con creces el límite de los 75.000 euros».

Además, desde Fetransa se considera que en esta reforma se produce «una clara discriminación» con el sector del transporte de mercancías, debido a que «con carácter general se propone reducir el límite de facturación a 150.000 euros anuales para las actividades adscritas al régimen fiscal de módulos». Este límite sería aún mayor en las actividades agrícolas, ganaderas y forestales, donde se establecería un máximo de 200.000 euros de facturación al año.

«Con esta medida queda en papel mojado el compromiso gubernamental de apoyo a los emprendedores y a los trabajadores por cuenta propia, al menos en lo que respecta a los más de 70.000 transportistas autónomos», se ha asegurado desde la federación.

El anteproyecto de la reforma fiscal tiene que ser aprobado como proyecto de ley y previsiblemente en julio comenzará su tramitación parlamentaria, por lo que desde Fetransa se defenderán «por todos los medios y en todas las instancias» los intereses de los transportistas autónomos que se vean «seriamente perjudicados» con la medida propuesta.