El científico, inventor y escritor de ciencia ficción del siglo XX, Arthur C. Clarke, escribió en una ocasión: «La única manera de descubrir los límites de lo posible es aventurarse un poco más allá de dichos límites, en lo imposible«. Un resumen bastante acertado de muchos de los avances tecnológicos presenciados en las últimas décadas.

Aunque los robots de tres patas de la obra de Clarke de 1972, Cita con Rama, no son una realidad, incluso el propio gran futurista podría haberse sorprendido de la velocidad a la que han progresado los avances en robótica.

Con la robotización y la automatización como uno de los temas de moda en lo que a cadena de suministro se refiere, desde Manhattan Associates hemos preguntado a Locus Robotics, 6 River Systems y Righthand Robotics sobre las cuatro áreas clave que las organizaciones que quieran aprovechar estas tecnologías en sus cadenas de suministro deben tener en cuenta.

La inteligencia artificial, ¿supondrá el fin de los robots?

La IA es una capacidad básica que proporciona a los robots un rango limitado de autonomía, de modo que pueden enfrentarse a algunas situaciones, en este caso, aquellas que surgen al realizar una tarea de recogida en un almacén. Pero, en realidad, solo la combinación entre éstas es lo que realmente permite unos mayores beneficios.

Y, por muy importante que sea el hardware para la funcionalidad de la robótica, es el software el que está detrás de esta tecnología en constante evolución.

El rápido retorno de la inversión es la base de todas las inversiones en la cadena de suministro.

La IA no lo es todo, sino un componente vital del ecosistema de software que es el futuro de la tecnología de la cadena de suministro, y la IA seguirá siendo una pieza esencial del rompecabezas a medida que aumente la demanda de robots colaborativos.

¿Son los robots como servicio una opción real para las organizaciones?

El concepto de ‘Robots as a Service‘ (Raas) se ha convertido en un cambio de juego para el sector de la automatización de almacenes. En el pasado, los elevados costes han impedido a muchos almacenes invertir en la automatización robótica.

Dado que RaaS es un modelo basado en la suscripción, no hay inversión como tal en el sentido clásico, y esto permite a las empresas añadir esta potente tecnología a sus operaciones sin inmovilizar sus recursos. Y lo que es más importante, les da la capacidad de escalar sin problemas y fácilmente a medida que su negocio crece o cuando hay picos de volumen estacionales o imprevistos.

Por otro lado, el rápido retorno de la inversión es la base de todas las inversiones en la cadena de suministro. Aunque cada vez hay más formas de financiar la automatización, el alquiler puede ser una opción mucho más práctica para los almacenes que optan por un enfoque de automatización con pocos activos.

¿Qué va a pasar con la robótica en la cadena de suministro en la próxima década?

En este aspecto, estamos viendo un crecimiento en los tipos de tareas de manipulación que los sistemas pueden hacer de forma fiable, reduciendo la carga del equipo humano. Dentro de diez años, la gente se preguntará cómo ha sido posible la entrega directa al cliente sin ejércitos de robots de recogida que realicen muchas tareas sencillas de almacén.

También estamos viendo un cambio hacia soluciones de cumplimiento de extremo a extremo. Esto significa que veremos robots en cada paso del proceso de cumplimiento.

El elemento crítico será cómo los sistemas se comunican e interactúan entre sí para complementar el flujo de trabajo de una organización.

En el último año se ha demostrado que las empresas necesitan ser más flexibles, y la automatización robótica será clave para satisfacer el aumento previsto de la demanda. Y, a medida que los sistemas robóticos vayan madurando, esperamos ver la colaboración de diferentes plataformas.

Por ejemplo, los robots de movimiento de palets pueden apoyar el movimiento de punto a punto de la carga más pesada, mientras que los robots de tipo brazo podrían aplicarse a la clasificación y, en última instancia, a la recogida de artículos para los pedidos de los clientes. El elemento crítico será cómo los sistemas se comunican e interactúan entre sí para complementar el flujo de trabajo de una organización.

¿Cómo entender la psicología humana para desarrollar una robótica más eficaz? 

Utilizamos la analogía de un coche de carreras. Se necesita un equipo para diseñarlo, construirlo, probarlo y prestarle asistencia, pero el piloto desempeña un papel fundamental en su funcionamiento el día de la carrera, al entender la máquina y cómo sacarle el máximo rendimiento.

Las personas siempre formarán parte de las operaciones del almacén y garantizar que la automatización funcione como lo hacen las personas, en lugar de hacer que los trabajadores se adapten a la automatización, es fundamental para mejorar los niveles de comodidad, no sólo la productividad de los trabajadores.

Como industria, la robótica es tan diversa como los sectores que la utilizan, y la aplicación de la robótica en las cadenas de suministro tiene un importante potencial de crecimiento. Sin embargo, para tener éxito, las empresas necesitan un hardware y un software que sean ágiles y escalables.

Con tantas piezas en movimiento, la cuestión de cómo será su futuro es compleja. Sin embargo, una cosa sí es segura: los avances y el desarrollo de la robótica en el espacio de la cadena de suministro van a acelerarse durante la próxima década, así que conviene estar en contacto con los partners de hardware y software adecuados para sacar provecho cuando llegue el momento.