La Xunta de Galicia ha reivindicado la salida sur del Corredor Atlántico, que conectaría Vigo con Oporto, asegurando que su ejecución permitirá mejorar la competitividad de las empresas de la zona y aumentar en un 6% los tráficos del puerto de Vigo.

Esta conexión estratégica permitirá atraer más actividad de carga y descarga de vehículos a la instalación, lo que supondrá unas 240.000 toneladas adicionales de mercancía. La ejecución de la salida y su conexión con la terminal portuaria de Bouzas conllevará una inversión de 496 millones de euros.

Además, el aumento de la actividad portuaria contribuirá a reducir en un 80% las emisiones de CO2 gracias a la disminución del tráfico pesado en las carreteras. Todos estos datos se han presentado en un reciente informe, que recoge que esta infraestructura tendrá un impacto de 528 millones de euros en dos décadas.

Por ello, la Xunta insiste en que el Gobierno debe presentar ante la UE el proyecto en 2021 para poder acceder a la financiación correspondiente de los Fondos CEF. El objetivo es que la salida sur se integre en la red global europea del tren de mercancías, cuya finalización debe completarse antes de 2050.