Tras conocerse la sentencia en contra del modelo de estiba español, comienzan a conocerse las primeras reacciones. Según ha podido saber cadenadesuministro.es, Puertos del Estado está preparando una ronda de reuniones en las que se invitará a participar tanto empresas como sindicatos.

En concreto, estas reuniones, para las que aún no hay fecha fija, se convocarán con el objetivo de buscar consensos que faciliten la adaptación del régimen portuario español al marco legal europeo.

«No es buena noticia»

Desde Anesco,  la Asociación Nacional de Empresas Estibadoras y Consignatarias de Buques, en un comunicado emitido en la tarde del jueves, se considera que la sentencia condenatoria a España «no es una buena noticia», al establecer que la legislación española entra en conflicto con la europea.

El cumplimiento de la sentencia «deberá armonizar» el sistema español con la normativa de la Unión Europea, algo que desde la asociación de empresas estibadoras se contempla como «una oportunidad de armonizar las condiciones ya existentes en otros puertos europeos».

De este modo, se ha expuesto la opinión de que esta sentencia lleva a todos los agentes sociales y administraciones públicas a «acordar la reforma urgente de la normativa sectorial», con el objetivo de potenciar la competitividad de los puertos españoles y de la economía española en su conjunto.

Por ello, la sentencia de la UE «debe ser entendida como una invitación» a todos los grupos de interés a incorporarse a «un diálogo serio» en relación a las medidas de la reforma. En concreto, la asociación señala a la colaboración entre el Gobierno, los sindicatos y la Comisión Europea.

Es «imprescindible iniciar ya un diálogo» para encontrar «conjuntamente» las mejores soluciones que cumplan los requisitos definidos por Europa, han manifestado, al tiempo que se ha descartado la posibilidad de que las modificaciones legales puedan crear «en ningún caso» dos marcos legislativos en el que cohabiten dos condiciones diferentes para los actuales y nuevos operadores.

‘La sentencia adolece de efectos esenciales’

Para el sindicato Coordinadora, la sentencia del TSJL adolece de defectos esenciales, por lo que solicitará al Ministerio de Fomento que agote los recursos legalmente procedentes en la defensa del modelo portuario español.

En el comunicado remitido en la tarde del viernes, desde Coordinadora se apunta que según el Tribunal, hay modos alternativos a las Sagep que permitan garantizar los legítimos derechos de la legislación española, entre ellos la protección de los derechos de los trabajadores y la garantía de servicio público en los puertos.

Se propone para ello, que sean las propias empresas estibadoras las que gestionen las “oficinas de empleo”, que han de suministrar la mano de obra y organizar la formación de los trabajadores, o que se cree una “reserva de trabajadores” gestionada por empresas privadas, como agencias de trabajo temporal.

«Es precisamente en estas propuestas donde se observa un criterio político» que rompe el derecho a la estabilidad en el empleo de los trabajadores portuarios y hace afirmar a Coordinadora, que «la sentencia tiene errores esenciales«, ya que pasa por alto cuestiones tan determinantes como el hecho de que las sageps son empresas privadas gestionadas directamente por las propias empresas estibadoras; que los trabajadores portuarios tienen un contrato de trabajo fijo con la Sagep de cada puerto y que los socios de la Sagep, que son las empresas estibadoras, utilizan el personal contratado por la misma para la realización de su propia actividad, ocupando, sin imposición alguna por parte de la ley, al contrario de lo que expone la sentencia, el  número de trabajadores y la cualificación profesional que precisan para cada actividad.

Por eso, ante la»agresión inaceptable que supone la sentencia, contra la estabilidad en el empleo de los estibadores portuarios españoles», está previsto convocar a organización internacional (IDC), para dar una respuesta en el ámbito europeo a la actuación de la Comisión que, a través del mismo método, «pretende modificar el régimen de la estiba en Bélgica y Alemania«.