La Sepi estima que Correos facturará el año que viene un total de 2.253 millones de euros, con lo que la facturación del operador postal público contribuirá en un 40% a la cifra de negocio del conglomerado estatal, que para el próximo ejercicio se estima en 5.535 millones de euros.

El vicepresidente de la Sepi, Bartolomé Lora, ha afimado en su comparecencia en la Comisión de Presupuestos del Congreso de los Diputados que Correos destinará sus inversiones en 2021 a la mejora de la movilidad, la renovación de inmuebles y la actualización tecnológica de sus principales centros de trabajo.

En este marco, el conglomerado público destaca la búsqueda de un marco estable de relaciones laborales en la compañía postal y de paquetería, algo que contrasta con la beligerancia que están mostrando las principales centrales sindicales de Correos a este respecto contra su actual equipo directivo, al que acusan de contar con una «agenda oculta de desmantelamiento de la empresa».

De igual modo, las previsiones de la Sepi también van en contra del tijeretazo previso en el anteproyecto de Ley de Presupuestos Generales del Estado en la asignación para cubrir el servicio postal universal, lo que parece indicar que el operador postal público avanza de manera irreversible por el camino para convertirse en un operador logístico en el que el negocio de paquetería será el hegemónico.