Superar el cuarto de siglo siempre es motivo de celebración, sobre todo en el marco de cambio radical que vive la industria de automoción a escala planetaria.

La furgoneta Sprinter de Mercedes lleva más de 25 años circulando por las carreteras de todo el mundo, como uno de los modelos emblemáticos de la marca germana, desde su lanzamiento inicial, allá por 1995.

Desde su primeras versiones, la legendaria furgoneta de Mercedes apostó por la incorporación de tecnologías de seguridad que le permitieron adaptarse como un guante a las necesidades del mercado de reparto y distribución, merced a la versatilidad que ofrecen las diferentes configuraciones del modelo.

Posteriormente, en 2006, con más de 1,3 millones de unidades vendidas, la marca alemana apostó una completa personalización de la Sprinter que, de este modo, podía adaptarse a cualquier tipo de necesidad, aprovechando nuevas características tanto en su cadena cinemática como en elementos de seguridad.

Más tarde, las novedades incorporadas en 2013 se centraron en potenciar la sostenibilidad del modelo, de acuerdo con las especificaciones Euro VI, mientras que, tres años más tarde, en 2016, la conectividad inteligente vino a aportar una nueva vuelta de tuerca para mejorar el rendimiento y la eficiencia de un modelo con una destacada trayectoria en el mercado.

Por último, el pasado 2019 ha marcado la llegada de la electrificación al universo de la Sprinter, abriendo paso para su futura evolución en un mercado marcado por una mayor responsabilidad medioambiental, sin perder de vista el rendimiento que le han permitido estar presente en 130 mercados de todo el planeta a lo largo de estos 25 años.