fluctuaciones en el precio del gasóleo A en europa semana 37

Los precios del gasóleo y la gasolina se mantienen, tras dos semanas consecutivas de incrementos, con una leve bajada, de apenas el 0,07%.

En concreto, el precio del gasóleo ha descendido 0,1 céntimos con respecto a la semana anterior, alcanzando un precio de 1,326 euros por litro. Este combustible es un 2,2% más barato que en enero y un 5% más barato que en la misma semana del año pasado.

En cuanto a la gasolina, el litro alcanza los 1,415 euros de media en los surtidores españoles, apenas 0,1 céntimos menos que hace una semana. Su precio es ahora un 0,5% superior que en el inicio del año, pero un 2,6% inferior al de la misma semana de 2013.

La temporada estival se ha caracterizado por un nivel excepcionalmente alto de precios a finales de junio, cuando se marcaron máximos anuales, y por una fuerte bajada en julio, a la que siguieron leves subidas en agosto y una tendencia a la contención en septiembre.

El escenario actual coincide con los precios más bajos del petróleo en dos años, de los que la zona euro solo puede disfrutar en parte, ya que la depreciación del euro frente al dólar encarece la compra de este producto.

El barril de crudo Brent, de referencia en Europa, se ha encarecido en un dólar en los últimos días tras marcar los mínimos desde 2012, y se cambia por 98,6 dólares, mientras que el Texas ‘sweet light’ americano acumula subidas parecidas, hasta 94,2 dólares.

Sin grandes cambios en la UE

El precio de los carburantes sigue siendo menor en España con respecto a la media de la UE, donde el precio de venta al público del litro de gasóleo se sitúa en 1,408 euros y en 1,384 en la zona euro. Por su parte, el litro de gasolina alcanza los 1,558 euros de media en la UE de los 28 y 1,586 en la eurozona.

Al igual que en España, el precio del gasóleo se ha mantenido estable durante esta última semana con respecto a la anterior. El país europeo con el menor precio en el gasóleo de automoción es, una semana más, Luxemburgo con 1,186 por litro, mientras que el gasóleo más caro se encuentra en el Reino Unido, con 1,674, donde ha subido dos céntimos en la última semana.

El menor nivel de precios finales con respecto a los países del entorno se debe a que España, pese a las subidas del IVA, a los mayores impuestos y a los nuevos gravámenes al biodiésel, sigue contando con una menor presión fiscal.