Las Juntas Generales de Vizcaya aprobaron el pasado jueves 5 de diciembre la Ley de modificación del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF), conforme a la propuesta consensuada por las tres diputaciones forales  de Vizcaya, Alava y Guipúzcoa, de establecimiento del nuevo régimen de tributación de este impuesto.

La nueva ley aprobada, que ha contado con el apoyo de los grupos políticos PNV, PSOE y PP, implica la reforma integral del IRPF basándolo en tres principios fundamentales: incrementar la progresividad del impuesto, asegurar la neutralidad de los tratamientos tributarios e incrementar la eficiencia de los beneficios fiscales. 

De este modo, partir de 2014, se incorporan nuevos tramos de tributación para las rentas más altas, y se elimina el régimen de módulos para la determinación de los rendimientos de actividades económicas.

Además, se introduce una reducción en la tributación de un 10% de los beneficios para las actividades económicas nuevas durante los dos primeros años, y se define el concepto de microempresa en la regulación que afecta a pequeñas y medianas empresas y personas físicas, en coordinación con el Impuesto de Sociedades. 

La supresión del régimen de módulos en el País Vasco afectará a los más de 4.300 transportistas autónomos residentes en la comunidad autónoma, que suponen aproximadamente el 70% de las empresas de transporte de dicha región.