contaminacion camiones

Las nuevas tecnologías podrían reducir en un 32% las emisiones del transporte.

La adopción de una serie de tecnologías vanguardistas actualmente disponibles en el mercado podrían reducir el consumo de combustible de los camiones en un 30-50%, según recoge un estudio de ‘Transport & Environment‘.

De acuerdo con dicho informe, el mayor potencial de reducción de consumo en la cabeza tractora radica en el motor, con soluciones como la recuperación de calor residual, la reducción de fricción del motor y la optimización de la combustión. Del mismo modo, la hibridación, la optimización de la transmisión, los neumáticos de baja resistencia y la aerodinámica de la cabina también tienen un gran potencial.

Montar neumáticos de baja resistencia y soluciones aerodinámicas en el semirremolque también ayudaría a reducir el consumo. No obstante, la optimización del motor es la mejor garantía para las mejoras a largo plazo de la eficiencia del transporte.

Según señalan desde la organización, la adopción de tecnología más eficiente en el transporte por carretera se ha estancado durante los últimos 15 años, principalmente, porque las soluciones mencionadas no son estándar y su incorporación como elemento extra supone un coste importante en un sector con márgenes ajustados y dificultades a la hora de acceder a financiación.

Reducciones del 35% en vehículos pesados

Por ello, «sin medidas políticas específicas», la eficiencia de los camiones de transporte de larga distancia y regionales sólo mejoraría gradualmente en un 10% en el período 2010-2030, mientras que los camiones más pequeños, aquellos destinados a la distribución urbana, sólo mejorarían en un 6%.

Un estudio de la Comisión Europea de 2013 señaló que, incorporando todas las tecnologías disponibles en 2011, los camiones ya podrían alcanzar reducciones del 35% en el uso de combustible, que serían rentables en un plazo de tres años.

Para los camiones más pequeños, el potencial se estimó en un 25% de mejora para 2030 en comparación con 2010, mediante la incorporación de tecnologías de eficiencia energética ya en el mercado y contando con aquellas que estarán disponibles en los próximos años.

Teniendo en cuenta que las mejoras en la eficiencia del vehículo se traducen directamente en reducciones en las emisiones, el transporte por carretera reduciría sus emisiones en un 32% en el horizonte de 2050. Por ello, desde la organización consideran esta mejora de la eficiencia clave para que Europa consiga cumplir con los compromisos del Acuerdo de París.