Terminal de Ebhisa en el Musel

Terminal de graneles sólidos de EBHI en el puerto de Gijón.

La terminal de graneles sólidos de EBHI, en el puerto de Gijón, ha cerrado el ejercicio del 2014 con un tráfico de 12.380.691 tn, que representan un 6% más respecto al ejercicio anterior. Este crecimiento se ha producido, fundamentalmente, como consecuencia del fuerte incremento de las importaciones de carbón para las centrales térmicas de Asturias y León, que han alcanzado un tráfico de 4.179.604 tn, frente a las 2.543.967 toneladas de 2013.

El importe neto de la cifra de negocio ha sido de 33,8 millones de euros, un 10% más que el ejercicio anterior. Por su parte los gastos de explotación han alcanzado 28,4 millones de euros, con un descenso del 1% respecto a 2013. Esta evolución de los ingresos y gastos ha permitido incrementar significativamente los beneficios de la sociedad, que han pasado de 627.000 euros en 2013 a tres millones de euros en 2014.

Estas cifras ponen de manifiesto la mejora operativa y de costes que se ha producido en la EBHI como consecuencia de la absorción de las instalaciones y de la plantilla de OLIGSA realizada en 2013.

En concreto, la explotación por parte de la EBHI de las instalaciones de descarga del Muelle Marcelino León y del parque de almacenamiento de la explanada de Aboño han permitido optimizar el conjunto de la plantilla de EBHI y OLIGSA, achatarrar instalaciones obsoletas en Aboño y mejorar la productividad del uso de las instalaciones de descarga y de los parques de almacenamiento que la empresa explota en concesión en el puerto de Gijón.

Este resultado del ejercicio, de tres millones de euros, es el máximo histórico de la terminal, alcanzado con un tráfico de 12,3 millones de toneladas, que representan una ocupación del 68% de su capacidad total.

Con la explotación integral de todas las instalaciones de Aboño y el Muelle Marcelino León por parte de EBHI desde 2013, se ha culminado un proceso de racionalización y optimización de los costes de la terminal que ha permitido reducir su “punto de equilibrio” desde los 15 millones de toneladas en 2005 hasta los 10,3 millones de 2014.

La Autoridad Portuaria de Gijón destaca que en 2005 la terminal alcanzó el tráfico máximo de descarga con 16,7 millones de toneladas, pero solamente generó un beneficio de 98.000 euros, como consecuencia de soportar una estructura de costes fijos totalmente ineficiente. Esta estructura de costes se ha reducido en más de un 60% en los últimos 10 años, mediante la reducción continuada de los costes de la misma.