Entrada a las instalaciones de Mory Ducros

Entrada a las instalaciones de Mory Ducros

El miércoles 1 de abril, los eurodiputados que pertenecen al Comité de Presupuestos han votado a favor de habilitar una línea de ayudas de seis millones de euros para los más de 2.500 trabajadores despedidos en 2014 de la empresa francesa de transporte, Mory Ducros. Estas ayudas, que saldrán del Fondo Europeo de Adaptación a la Globalización, aún tienen que ser aprobadas por el Parlamentos en su conjunto y el Consejo de Ministros.

Con 4.500 vehículos en la carretera cada día, Mory-Ducros, la segunda empresa francesa de transporte por carretera, se encontró con serias dificultades cuando el mercado del transporte de mercancías por carretera se redujo en un 21% durante los años de crisis económicas mundiales entre 2007 y 2012.

En concreto, los volúmenes de mercancías disminuyeron a la vez que los precios de gasolina aumentaron y se desataba una guerra de precios en el sector. En noviembre de 2013, la empresa se declaraba insolvente, y cerraba finalmente en 2014.

Tras esto, alrededor de la mitad de sus empleados volvieron a ser contratados en una nueva empresa, pero cerca de 2.000 se quedaron sin empleo. Por ello, las autoridades francesas solicitaron 6.052.200 millones de euros en ayudas para proporcionar asesoramiento a los 2.513 trabajadores que fueron despedidos.

Con esta subvención, los empleados recibirán un asesoramiento experto en sus carreras individuales y la posibilidad de desarrollar habilidades de búsqueda de empleo. Estas ayudas se suman a otras medidas ya adoptadas por el Estado francés.

Una vez aprobada la línea de ayudas por el comité, el Parlamento Europeo en su conjunto tiene que volver a votar para aprobarla en su sesión plenaria del 15 de abril. El Consejo, por su parte, decide el 20 de abril.

Fondo Europeo de Adaptación a la Globalización

El Fondo Europeo de Adaptación a la Globalización se creó para proporcionar apoyo adicional a los trabajadores despedidos como consecuencia de grandes cambios estructurales en los patrones del comercio mundial provocados por la globalización o la crisis financiera y para ayudarles a encontrar nuevos puestos de trabajo. Entre 2014 y 2020, el límite máximo anual del fondo es de 150 millones de euros.

Con él, se ofrecen medidas a los trabajadores despedidos como el apoyo a la creación de empresas, la asistencia en la búsqueda de empleo, orientación profesional y varios tipos de entrenamiento. En la mayoría de los casos, las autoridades nacionales comienzan a tomar medidas antes de obtener la subvención de la UE, por lo que este organismo reembolsa el coste de estas medidas.