La Unión Europea planea imponer una multa récord a los fabricantes de camiones DAF, Daimler, Iveco, Scania, MAN y Volvo/Renault por pactar los precios, así como por retrasar la implementación de las nuevas tecnologías para reducir las emisiones, según ha informado el Financial Times.

La notificación podría llegar en las próximas semanas, y aunque está por decidir cuál será el importe total, se sabe que superará el récord de la UE, situado en 1.400 millones de euros, de una multa impuesta en 2012.

En este sentido, la legislación europea permite sancionar a las empresas con multas de hasta el 10% de su facturación global, por lo que en este caso, podría ascender a un máximo de 10.700 millones de euros.

En previsión de una cantidad elevada, DAF ha reservado 945 millones de dólares y Daimer, 672 millones de dólares. Por su parte, Iveco ha asignado 500 millones de dólares y Volvo, 444 millones de dólares.

En cuanto a Scania, todavía no ha reservado ninguna cantidad. Por su parte, MAN, que fue la empresa delatora, podría escapar a la multa.

El pacto «habría llevado al alza los precios de todo«

En este momento, la UE está analizando el comportamiento de los seis fabricantes entre 1997 y 2011 para determinar las formas en que los fabricantes supuestamente habrían pactado los precios.

Margrethe Vestager, comisaria de Competencia de la UE, ha indicado que la mayoría de empresas de transporte que operan en Europa son pequeñas empresas, por lo que la existencia de un pacto «habría llevado al alza los precios de todo, desde la comida a los muebles«.

Además, tras el escándalo de las emisiones de Volkswagen, los fabricantes también han sido acusados de acordar el momento en que introducirían las nuevas tecnologías de emisión y cuál sería el incremento del precio.

Desde las compañías, han explicado que están cooperando con la investigación, pero aseguran que podrían apelar cualquier decisión que vaya en contra de sus intereses.