La Unión Europea financiará con cuatro millones de euros la construcción de un nuevo sistema de propulsión de Gas Natural Licuado para los ferries de carga combinada en Alemania. Este buque servirá como proyecto piloto para la fabricación de nuevas embarcaciones más sostenibles, reduciendo la contaminación en el transporte marítimo.

Con ello, Europa impulsa el GNL como combustible capaz de hacer frente a la nueva normativa, que se impondrá a partir del 1 de enero de 2015, que obliga al transporte marítimo a reducir las emisiones de azufre, de un 1% actual al 0,1%, en las áreas de control de emisiones (SECA).

El proyecto se enmarca en su programa TEN-T desarrollado para el impulsar la modernización de la infraestructura de transportes en Europa, y tiene como finalidad dos objetivos ligados al medio ambiente, por un lado, reducir las emisiones de azufre y, por otro, promover que el transporte por carretera utilice las Autopistas del Mar para aliviar el tránsito y la contaminación en las carreteras.

Proyecto piloto

Este proyecto contempla la implementación y la instalación de un sistema de propulsión a GNL y los componentes necesarios, así como un estudio sobre el desarrollo del mismo para analizar su impacto y las mejores prácticas posibles.

Además, también está ligado a la redacción de un fundamento jurídico por parte de la UE que regule las operaciones de los buques GNL en los puertos, así com las directrices que permitan un bunkering seguro de las mismas. 

El ferry establecerá una conexión más rápida de pasajeros y transporte de mercancías entre la isla de Helgoland y el puerto de Cuxhaven, Alemania, una plataforma especialmente dedicada al transporte ro-ro e intermodal.  

El proyecto fue seleccionado en 2013 por la comisión de expertos de la Red TEN-T entre las medidas a desarrollar para la ‘sustitución del petróleo o la reducción de costos ambientales’, una de las políticas en las que se enmarca la nueva red de infraestruturas de la UE.

Poner en marcha el mismo ha supuesto una inversión de 8.350.000 euros, una cantidad en la que la UE ha desembolsado el 50%, y finalizará en diciembre de 2015.