Acotral Balearia transporte ro-ro embarque semirremolques transporte frigorífico

Las navieras siguen haciendo un gran esfuerzo para reducir los costes.

Más del 50% del tráfico portuario europeo es de corta distancia. Sin embargo, la Unión Europea presta muy poca atención a las autopistas del mar en comparación con el ferrocarril, medio al que se destinan grandes inversiones.

Esta es una las conclusiones extraídas de la conferencia anual de la Asociación Española de Promoción del Transporte Marítimo de Corta Distancia, SPC Spain, celebrada en Valencia, en la que se ha debatido acerca de la situación del mercado del Mediterráneo occidental y las oportunidades con el norte de África.

Aunque los tráficos con el norte de África no pueden disfrutar de las simplificaciones de las líneas regulares entre puertos comunitarios, la tecnología y el blockchain contribuirán a agilizar los flujos.

En este contexto, se hace cada vez más necesario coordinar la información operativa y la información aduanera y que se reconozcan y acepten. Por contra, el aumento de costes por las nuevas normas medioambientales podría debilitar estas infraestructuras, que hasta ahora han sido capaces de ofrecer precios muy competitivos.

Reducir los costes portuarios y reforzar la conectividad

Durante la conferencia, se ha explicado que todos los puertos españoles pueden ofrecer ya el suministro de gas mediante cisternas, pero la transformación del sector marítimo al GNL no va al ritmo que se esperaba y es imprescindible reducir las tasas de uso de la infraestructura gasista.

Actualmente, se está diseñando un esquema de incentivos a través del proyecto MedAtlantic Ecobonus, pero está condicionado a la obtención de beneficios medioambientales.

Para terminar, se ha hecho hincapié en la necesidad de reforzar la conectividad portuaria para recuperar la octava posición mundial en la fabricación de vehículos, un aspecto en el que también influye el aumento de la flexibilidad y calidad del servicio, además de la adaptación a los nuevos vehículos.

Marruecos representa una gran oportunidad, aunque la fabricación allí se dirige de momento a su mercado interior.  Mientras tanto, las navieras siguen haciendo un gran esfuerzo para reducir los costes, aunque aún hay margen para seguir disminuyéndolos a través de exenciones de practicaje, remolque y recogida de residuos, y la flexibilización de los horarios de estiba.