Un reciente análisis realizado por Fesvial, Essilor y la Universidad de Valencia estima que el 90% de las decisiones que toman los conductores profesionales al volante vienen dadas por la visión.

En este sentido, un 34,8% de los conductores profesionales dice sufrir deslumbramientos de otros vehículos con mucha o bastante frecuencia y presentan un tiempo de recuperación medio de más de 25 segundos, tras haberse producido esta situación.

Así mismo, el tiempo de reacción ante una situación de riesgo al volante va a depender de cómo se perciba, por lo que el cansancio es otro de los principales factores que disminuyen la percepción del riesgo, la capacidad de concentración y el tiempo de reacción.

Fesvial estima que la mala visión es un factor de riesgo en la seguridad vial y que, consecuentemente, hasta un 5% de los accidentes de tráfico podrían relacionarse con problemas de visión, por lo que recomienda llevar a cabo una revisión de forma anual y en profundidad, sobre todo en el caso de los conductores profesionales.

De igual manera, también considera adecuado el uso de lentes polarizadas para evitar los efectos de los deslumbramientos, que pueden hacer que se pierda de vista la carretera en momentos que pueden ser cruciales.