Durante la presentación del programa del XIV Foro Nacional del Transporte, Alejandro Sánchez, director general de Logística y Comercio Electrónico de Aecoc, ha destacado algunas de las cuestiones, dentro del área de logística y transporte, que pretenden seguir mejorando en 2014.

Entre estas, destacan el incremento de la capacidad de carga de los vehículos industriales, las famosas 44 toneladas, una apuesta por mejorar la intermodalidad entre la carretera y el ferrocarril, y la optimización de la la productividad a través de una mejor coordinación entre distribuidores y transportistas.

Así, ha comenzado la exposición con los datos de varias empresas del sector del gran consumo, que en 2013 han registrado que un 80% de pedidos entregados a tiempo, «algo a mejorar, ya que el 20% de los pedidos llegan tarde e implica que, además de que pueda faltar la mercancía, haya camiones en espera de ser cargados», a la vez que un 88% de los pedidos han sido descargados en dos horas o menos.

Como solución, Sánchez ha aportado el ejemplo de los albaranes electrónicos y el uso de códigos de barras para realizar la recepción que, a pesar de exigir una inversión, podría ser «un elemento de productividad con el objetivo de descargar más rápido los camiones».

Además, ha mostrado otro indicador que recoge los datos de capacidad de los vehículos. En este sentido, el balance muestra que los camiones entregados a los operadores logísticos van un 93,9% cargados, mientras que los que entrega el fabricante a los centros de distribución van un 81,9%, algo que podría seguir disminuyendo, ya que la tendencia es a que «haya más pedidos, pero de menos volumen».

Por ello, Sánchez ha propuesto que se llegue a «acuerdos entre las empresas que forman parte de la cadena de suministro para montar un camión con varios niveles», con el objetivo de transportar cargas diferentes en un sólo envío.

Transporte urbano de mercancías

«El transporte urbano es cada vez más complicado, ya que los ayuntamientos están presionando para reducir el impacto medioambiental en las ciudades», ha asegurado Alejandro Sánchez, que ha presentado las líneas en las que se están trabajando con los ayuntamientos de algunas ciudades.

A este respecto se han mencionado las Recomendaciones de Aecoc para la Logística (RAL), que recogen medidas como la distribución nocturna o la ampliación de las zonas de carga y descarga, se están realizando estudios en cinco ciudades con siete distribuidores, para conocer cuál sería el impacto de aplicar estas medidas e identificar nuevas necesidades que puedan surgir.

Además, Sánchez ha recordado el plan de movilidad urbana que se ha puesto en marcha en Barcelona para establecer grupos de manzanas dentro de la ciudad con horarios restringidos para su acceso.

Eficiencia y sostenibilidad

Entre las medidas para aumentar la rentabilidad del transporte de mercancías, Sánchez ha indicado que «se deben impulsar el uso del tren de carretera 25’25, el aumento de la altura máxima de los vehículos de carga a 4,5 m y de la capacidad de carga a las 44 Tn con cinco ejes».

En este sentido, ha asegurado que la cuestión sobre el aumento de la capacidad de carga de los vehículos es uno de los temas que sigue estando sobre la mesa en las conversaciones con el Comité Nacional de Transporte por Carretera, que «puede suponer una mejora de la productividad del 11%».

Alejandro Sanchez, presentacion Aecoc XIV Foro Nacional del Transporte 2

Otra cuestión que se está debatiendo con el CNTC es el reparto de la productividad, ya que se deben realizar «medidas para hacer visible a las empresas que no es lo mismo cargar 44 que 40 toneladas. Hicimos un informe el año pasado en donde se recogía que el coste objetivo de ampliar la capacidad suponía un 2% más».

Por otra parte, también se está trabajando en la sostenibilidad ambiental, recordando que la normativa Euro 6, en vigor desde el 1 de enero, sigue la línea en la que está trabajando Aecoc, además de que se quiere desarrollar un medido común para todo el sector del gran consumo.

Al respecto de la acción directa, para Alejandro Sánchez «es probable que no haya habido muchas reclamaciones, aunque sí que hay empresas en las que se está cambiando la forma de trabajar con sus transportistas, en previsión de que la acción directa no les suponga ningún problema».

Intermodalidad

Para desarrollar la coordinación entre la carretera y el ferrocarril, Aecoc está realizando un estudio con Fomento, que podría estar terminado antes de iniciarse el verano, en el que se definirá un plan de medidas, después de identificar las necesidades específicas del sector, cuyo volumen del transporte de mercancía total en España ocupa un 60%.

En concreto, este sector «tiene la dificultad de que la carretera tiene que estar en los dos extremos, siguiendo una secuencia de carretera-ferrocarril-carretera, porque las fábricas no tienen un nivel de actividad tan fuerte como para poder hacer llegar el ferrocarril hasta ellas», ha manifestado Sánchez.

Una de las medidas que se ha adelantado en la presentación consiste en agregar flujos, ya que «las empresas no tienen una capacidad de carga suficiente como para llenar un tren». De este modo, Sánchez ha asegurado que para que el ferrocarril pueda llegar a ser rentable «varias empresas deberán colaborar a la hora de cargar mercancía, tanto en las idas como en las vueltas». Así, en este informe se estarían analizando los flujos de carga principales y las empresas potenciales para sumar carga.

Área de logística

Desde Aecoc, se pretende mejorar en el transporte de productos refrigerados e incidir, sobre todo, en que no se rompa la cadena de frío y en que se realicen verificaciones una vez se haya recibido la carga, así como en mejorar la distribución de los palets de intercambio, para evitar que haya camiones cargados con palets sobrantes.

Asimismo, se quiere mejorar en las anotaciones de las incidencias, con su anotación en los albaranes, para que luego se conozcan los puntos en los que se ha fallado durante la cadena de suministro.

Además, se pondrá en marcha un grupo integrado por operadores logístico y cargadores con el objetivo de detectar áreas de mejora en lo referido al almacenaje, manipulación, transporte y sistemas de intercambio de información.

Por último, se está trabajando en otros proyectos como el Proyecto ‘FoodWaste’, con el fin de evitar el desperdicio de la comida en el transporte de mercancías, debido a caídas o roturas de los envases.

Para poder divulgar el conocimiento de estas medidas y debatir sobre ellas, se realizarán varios congresos a lo largo del año, como el Foro Nacional del Transporte, el 26 de Marzo en Madrid, el Foro del Transporte Urbano de Mercancías, el 26 de junio en Barcelona, o el Congreso Aecoc de Supply Chain en octubre, entre otros.