Autopista de peaje R5 en Madrid

El Ministerio estudiará la posibilidad de sacar nuevamente a licitación las autopistas.

Las autopistas de peaje en concurso de acreedores seguirán abiertas y en servicio. Así lo ha asegurado el Ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, que ha indicado que asumir su gestión tendrá un coste inferior al que habría tenido que afrontar el Estado para construirlas.

Una vez se ponga en marcha la liquidación de las autopistas de peaje se activará la Responsablidad Patrimonal de la Administración que el Estado tiene ante la quiebra de una infraestructura contratada por concesión, que le obliga a pagar a la compañía que la construyó el valor del activo y las inversiones realizadas.

Todavía no se ha efectuado un cálculo sobre su cuantía, pero el ministro asegura que la puesta en funcionamiento de esas vías hubiese supuesto una inversión más elevada. Actualmente, los servicios técnicos del Ministerio trabajan para asumir su recuperación en caso de que sea la única salida para garantizar su viabilidad, aunque no se descarta ninguna alternativa.

En este contexto, el departamento debe llevar a cabo un análisis en profundidad sobre la posibilidad de sacar a licitación nuevamente la concesión de estas autopistas cuando pasen a manos del Estado.

Prórroga hasta julio de 2017 para asumir la gestión 

En concreto, los procesos que debe afrontar con mayor celeridad son los de las autopistas radiales R-3 y R-5, un tramo de la M-50 y la circunvalación a Alicante. De hecho, está previsto que el Juzgado de lo Mercantil número 6 de Madrid se pronuncie próximamente sobre el plan de liquidación de estas concesionarias, fijando una nueva fecha de cese y fin de actividad.

Fomento podrá aceptarla o no en caso de no coincidir con su propuesta, que pasa por lograr una prórroga hasta julio de 2017 para asumirlas, ya que había solicitado un plazo de nueve meses para que la transición se hiciese de forma ordenada.