Que las cadenas de suministro que funcionan en España habían funcionado como un reloj incluso en los meses más duros de la pandemia era sabido de todos, aunque ahora, una reciente encuesta realizada por Morning Consult para IBM certifica que España es el país dónde menos interrupciones de la cadena de suministro se han notado durante la crisis sanitaria en el ámbito alimentario.

En concreto, el trabajo refrenda que un 82% de los encuestados afirma no haber experimentado problemas de abastecimiento en los establecimientos comerciales del país, cifra que supera con creces la media europea del 77%.

Con más detalle, el análisis estima que en España, la clasificación y etiquetado de los alimentos son factores que condicionan la decisión de compra ya que a un 72% de los españoles les gustaría contar con la garantía de producción responsable e información detallada de su procedencia.

En este mismo sentido, también existe una preocupación clara entre los consumidores españoles por el uso de envases reutilizables, así como por la reducción de los embalajes de plástico y la prohibición de las bolsas de plástico de un único uso.

Al mismo tiempo, el trabajo muestra que existe en España una gran conciencia acerca del desperdicio alimentario, ya que es el país que más se preocupa por ello, con un 90% de los encuestados.