La gestión logística se enfrenta posibles incrementos en los riesgos de seguridad que amenazan a las cadenas de suministro internacionales, a medida que la pandemia agrava la situación económica de gran parte del planeta, según recoge la última edición de Allianz Global Risk Dialogue.

El análisis defiende que los planes de continuidad de las empresas deben abordar de forma proactiva los riesgos de violencia política, especialmente en sectores muy expuestos, como el comercio minorista.

En este sentido, el informe certifica que los riesgos políticos y la violencia han vuelto a colocarse entre los diez principales riesgos económicos por primera vez desde 2018, toda vez que la pandemia se configura como un factor clave detrás  de conflictividad.

Por ese motivo, Allianz estima que prepararse contra los riesgos de la violencia política es fundamental, especialmente para los sectores expuestos, como el comercio minorista.

Así pues, las empresas deberían revisar sus planes de continuidad de negocio, con el fin de tener en cuenta riesgos como los disturbios políticos y otros tipos de perturbaciones, como los incidentes cibernéticos para centrarse en procedimientos que tenga en cuenta al personal y los clientes y que incluyan planes generales de comunicación y redes sociales.

De igual modo, también se aboga porque las empresas revisen sus pólizas de seguro para contar con cobertura especializada para mitigar el impacto de las huelgas, disturbios y otros riesgos de seguridad.