Las cajas de plástico son recogidas tras su vida de servicio, inspeccionadas, lavadas, reparadas si es necesario y distribuidas de nuevo.

Las cajas de plástico son recogidas tras su vida de servicio, inspeccionadas, lavadas, reparadas si es necesario y distribuidas de nuevo.

Las cajas de plástico reutilizables generan un 25% menos de impacto medioambiental que las de cartón de un solo uso en la distribución de frutas y hortalizas en España. Así lo demuestra el estudio comparativo que ha llevado a cabo la Cátedra Unesco de Ciclo de Vida y Cambio Climático de la Universidad Pompeu Fabra.

Promovida por la Asociación de Operadores Logísticos de Elementos Reutilizables Ecosostenibles, Areco, la investigación se ha desarrollado utilizando el método del Análisis del Ciclo de Vida, que permite evaluar el impacto ambiental durante toda la vida de las cajas, desde que se extraen las materias primas para su fabricación hasta que se reciclan o convierten en residuo.

En este sentido, el 80% de las cajas de cartón de un solo uso se reciclan cada año en España y el 20% se incinera o lleva al vertedero, mientras que las cajas de plástico reutilizables son recicladas en un 100% al final de su vida útil. Las primeras son transportadas desde los lugares de producción a los puntos de descarga o de consumo, y posteriormente gestionadas como residuos.

Por contra, las de plástico son recogidas tras su vida de servicio, inspeccionadas, lavadas, reparadas si es necesario y distribuidas de nuevo.Una vez han cubierto toda su vida útil y ya no pueden repararse y ser reutilizadas, son gestionadas como residuo y repuestas por cajas nuevas.

Mayor vida útil

Para realizar el estudio, cuyos datos ha presentado la Doctora Alba Bala, se han analizado dos escenarios posibles. El conservador establece que la vida útil de las cajas de plástico se extiende a 10 años, con 10 rotaciones por año, mientras que el técnico plantea una vida de 15 años, con el mismo número de rotaciones.

Teniendo en cuenta que cada caja puede transportar unos 15 kg de mercancía, se deduce que para transportar 1.000 toneladas serían necesarias 66.667 unidades, lo que supone 6.666.700 llenados a lo largo de 10 años en el primer escenario.

Areco estudio cajas plastico carton frutas y hortalizas

Alba Bala y Pere Fullana han analizado los datos del estudio junto al secretario de Areco, Bartolomé Saro.

Sin embargo, al ser reutilizables, no es necesario fabricar todas estas cajas, ya que el número dependerá de su vida útil y del número de rotaciones. En concreto, el estudio apunta un total de 100.668 unidades para cumplir esta función frente al escenario técnico, que prevé la fabricación de 117.668 para 10.000.050 llenados.

Mejor comportamiento ambiental

«No somos plastiqueros ni nos gusta el plástico más que otro material«, ha dicho el secretario de Areco, Bartolomé Saro, que ha hecho hincapié en que «el estudio se basa en la reutilización, no en si es mejor el plástico o el cartón«. Por su parte, el Doctor Pere Fullana, director de la Cátedra, asegura que «no hay materiales buenos o malos, sino aplicaciones correctas o incorrectas«.

Los resultados indican que las cajas de plástico reflejan un mejor comportamiento ambiental que las de cartón tanto en lo referente a uso de energía primaria renovable y no renovable, como al potencial de calentamiento global, de destrucción de la capa de ozono, de eutrofización y de formación de oxidantes fotoquímicos, si bien en el potencial de acidificación, su impacto es similar.

En lo que respecta al calentamiento global, el uso del plástico supondría un ahorro anual de 785.239.967 kg de CO2 al año en un escenario conservador, lo que supone el 0,24% de las emisiones directas generadas por España en un año.