Un nuevo estudio de Savills Investment Management sobre la sostenibilidad en el sector inmologístico muestra que antes de que finalice la década, las llamadas cláusulas verdes de los contratos de alquiler serán una constante a nivel internacional.

En concreto, un 73% de los inversores institucionales creen que su implementación será total para julio de 2029, si bien se señala como el momento más probable septiembre de 2026. Estas cláusulas son un método muy efectivo para empezar a aplicar criterios de sostenibilidad tanto a nivel de propietarios como inquilinos.

De hecho, obligan a ambos a mantener una serie de estándares medioambientales específicos y compartir sus datos sobre las emisiones generadas, lo que resulta crucial para diseñar nuevas estrategias para mejorar la eficiencia y reducir la huella de carbono.

Alquileres ‘verdes’

Los alquileres verdes ayudarán a los gobiernos a cumplir con sus objetivos en cuanto a la reducción de emisiones y el calentamiento global, pues las emisiones operativas, relacionadas con la energía utilizada para los sistemas de calefacción, refrigeración o iluminación, suponen alrededor de un tercio de las emisiones globales de CO2.

En cualquier caso, un 67% de los encuestados creen que para que el sistema de alquileres verdes sea exitoso, debe potenciarse la tecnología utilizada para mediar la sostenibilidad de los edificios. Esto permitirá a los gestores de activos contar con instalaciones más eficientes y tecnológicamente inteligentes, cada vez más demandadas por los inquilinos.