Este pasado 4 de febrero, durante la entrega de los Premios de Periodismo 2013 de Anave, Adolfo Utor, presidente de la asociación de navieros, ha señalado que España «ocupa el lugar duodécimo puesto de Europa en flota controlada por empresas españolas», algo que implicar estar «a la cola de Europa»

A pesar de indicar que la trayectoria de las navieras españolas «no es buena», también ha considerado que «existe una cierta despreocupación por parte de los responsables públicos», a la hora de fomentar el transporte marítimo.

Según los datos aportados por la Asociación de Navieras Españolas, a día 1 de enero de 2014, las navieras españolas controlaban 211 buques mercantes de transporte, con 3,83 millones de toneladas de arqueo.

Durante 2013, el número de buques se redujo en 12 unidades, 11 de ellas bajo pabellón español y 1 bajo pabellón extranjero, y el tonelaje en un 3,8%, con lo que operan bajo pabellón español el 57% de las unidades y el 60% del tonelaje controlado por las navieras españolas.

El descenso del 8% en el tonelaje bajo pabellón español es el mayor que se ha registrado desde la creación del Registro Especial de Canarias en 1992. Este hecho, junto con el ligero aumento de la flota controlada por las navieras españolas bajo otros pabellones, pone de manifiesto una situación de baja competitividad del Registro canario respecto de otros registros europeos, como Malta, Chipre o Madeira.

En España no hemos sabido aprovechar las ayudas de Estado

Por ello, Utor ha planteado la necesidad urgente de poner en marcha medidas de refuerzo de la competitividad, ya que ha apuntado como una de las causas de esta pérdida a las «decisiones políticas que se toman desde las administraciones, que no son precisamente propicias para tener armadores fuertes».

«Que Europa controle el 42% de la flota mundial no es una casualidad, es una decisión del gobierno europeo» que, según el presidente, ha apostado porque los armadores «tengan un peso específico en la logística mundial. Por eso promovieron las ayudas de Estado, ayudas fiscales. En España no hemos sabido aprovechar esas oportunidades».

Con respecto a las medidas para mejorar esta competitividad, Utor ha señalado las decisiones de la Comisión Nacional de Competencia que «descargando prácticamente sin misericordia contra las compañías navieras españolas no ayudaron». Además, ha recordado los casos de Francia, en donde el gobierno francés ayudó a CGA CGM a través de su Sociéte Générale, o el de Alemania, en donde se concedieron a los armadores una moratoria de tres años para poder superar la crisis.

Alfonso Utor, presidente Anave, y Victor Jimenez, subidrector general marina mercante

Al acto ha asistido Victor Jiménez, subdirector general de la Marina Mercante

De este modo, el presidente de Anave ha manifestado la necesidad de que las políticas de transporte sean revisadas para evitar que sean «monográficas», ya que «no puede ser que se le exija todo a unos modos de transporte, en concreto al transporte marítimo, y que se promuevan otros, como en el caso del transporte ferroviario, por considerarse más sostenible».

Asimismo, ha pedido que se resuelva el problema con las Sociedades de Clasificación, una cuestión burocrática y administrativa que, ha recalcado, «pasa por tener una verdadera conciencia de que es importante tener empresas navieras fuertes».

Balance de 2013

En cuanto al balance del ejercicio realizado por Manuel Carlier, director general de Anave, el tonelaje transportado por el comercio marítimo mundial aumentó un 3,7%, hasta unos 9.920 millones de toneladas, mientras que se estima que, al aumentar la distancia media de los transportes, la demanda de transporte marítimo medida en tonelada por milla creció un 4,2%.

No obstante, la oferta creció un 6,1%, aumentando el desequilibrio entre oferta y demanda que ha traído como consecuencia niveles muy bajos en los fletes en 2013, salvo en los casos de los buques petroleros y graneles que han mostrado un repunte en el último trimestre del año, «el primer signo positivo que se vislumbra en varios años», según ha asegurado Carlier.

Aún así, las previsiones siguen recogiendo un excedente de oferta, ya que en los próximos dos o tres años se van a entregar un 11% más sobre los datos de la flota de petroleros actual, un 19% más en el caso de los graneleros y un 21,6% más en el de los portacontenedores, mientras que la demanda de petróleo crecerá un 2,2%, la de graneles sólidos un 4% y la de carga en contenedores un 7%. Con ello, los niveles de fletes seguirán aún muy bajos y no se prevé ningún repunte, salvo de muy breve duración.

Además, los navieros tendrán que hacer frente a unos elevados costes de combustible, que desde mediados de 2011 están alrededor de 610 dólares/t, es decir, 444 euros/t, para el fuel oil, y de 950 dólares/t, 691 euros/t, para el diesel oil. Pese a que en 2008 se alcanzaron durante algunas semanas cifras superiores, los promedios anuales en los últimos tres años son los máximos históricos.

Por último, Carlier ha informado sobre la incorporación de dos buques mercantes de nueva construcción, un quimiquero y un asfaltero, con un valor total de unos 37 millones de euros, a la flota controlada por navieras españolas, cuya edad media se sitúa en 14,4 años, por debajo de la flota mundial, que es de 17,3 años; la flota de pabellón español se sitúa entre las más jóvenes del mundo con una edad de 12,6 años.

Para finalizar, se ha procedido a la entrega de los XII Premios Anave de Periodismo. El primer premio, con una dotación de 6.000 euros ha correspondido a Javier Ortega Figueiral (La Vanguardia, Diario de Ibiza), mientras que los dos accésits, de 2.000 euros cada uno, han recaído en Ana Munguía (revista Mar) y en Carlos Núñez Sánchez (programa ‘Españoles en el Mar’ de Radio Exterior de España/Radio Nacional).

Periodistas Premiados Anave 2014

Periodistas premiados junto a Adolfo Utor y Victor Jiménez