La OCDE y el ITF analizan el impacto de los megaportacontenedores

Además de los servicios internos asiáticos, las conexiones hacia y desde Australasia han sido las únicas con escala en Indonesia en los últimos años.

La situación de exceso de capacidad en los buques, los costes bajos del ‘bunker‘ y la mejora de las instalaciones portuarias en localizaciones secundarias ha contribuido a la puesta en marcha de nuevas conexiones intercontinentales en países con economías emergentes, como Vietnam e Indonesia, según recoge el último informe de la consultora Drewry.

Sin embargo, el hecho de que más países y puertos estén adoptando un papel de renombre está generando cierto temor en los hubs de transbordo cercanos, que hasta ahora han actuado como intermediarios.

Así, CMA CGM ha vuelto a operar en Indonesia con su primer servicio directo de contenedores hacia y desde Europa, Seane, que cubre el Blue Whale, de 5.095 TEUs. Con la entrada de las nuevas alianzas, Ocean Alliance, de la que forma parte, también ha puesto en marcha una conexión transpacífica llamada Columbus, con escala en Yakarta.

Antes de esto, además de los servicios internos asiáticos, las conexiones hacia y desde Australasia eran las únicas con escala en puertos indonesios. En la última década, el país no estaba incluido en los principales servicios, por lo que ha pasado del top 30 del Índice de Conectividad de Unctad, que mide el número de buques, capacidad y competitividad en los puertos de un país, a no estar siquiera entre los 50 primeros.

No obstante, su vuelta de ese exilio no es casual, ya que desde el gobierno del país está intentando transformarlo en un eje global marítimo a través de grandes inversiones en infraestructuras de transporte con el fin de mejorar su conectividad.

Asimismo, el Fondo Monetario Internacional prevé que en los próximos cinco años se convertirá en la tercera economía con mayor crecimiento del Producto Interior Bruto, por detrás de China y La India, lo que indica que aún existe un gran potencial para la puesta en servicio de nuevas líneas directas de contenedores.

indice-de-conectividad-en-vietnam-e-indonesia

Nuevas inversiones en Indonesia

El último informe de Drewry sobre puertos y terminales ha analizado los proyectos de expansión del país, incluyendo el trabajo que ya se está llevando a cabo en el puerto de Yakarta y los planes para una nueva instalación en la cercana Patimban.

En el puerto de Yakarta, se han movido 5,5 millones de TEUs en el año 2016, casi la mitad de la cantidad movida en todo el país. La Autoridad Portuaria se ha embarcado en un nuevo programa de expansión para construir siete nuevas terminales en dos fases de desarrollo, que permitirán impulsar su capacidad hasta los 12 millones de TEUs en el año 2021 y 19,5 millones en 2024.

Sin embargo, las autoridades del país considera que estos avances por sí solos no contribuirán a lograr el aumento de capacidad necesario para sostener el crecimiento previsto en Java Occidental, la provincia más poblada.

Por ello, con el apoyo financiero de Japón, están trabajando en el desarrollo del puerto de Patimban, que ofrecerá una capacidad de 1,5 millones de TEUs una vez esté operativo en 2019, y de 7,5 millones de TEUs cuando esté completamente construido en 2027.

Aunque es probable que esta iniciativa se acabe materializando, dados los intereses políticos y la financiación extranjera, los objetivos en cuanto a tiempo son demasiado ambiciosos para la consultora, desde donde recuerdan que se espera que el diseño de ingeniería esté listo en el tercer trimestre de 2017 y que su construcción arranque en el cuarto.

Tanto Indonesia como Vietnam comparten ciertos aspectos que los convierten en los candidatos ideales para recibir más escalas de las principales líneas, ya que ambos cuentan con economías de rápido crecimiento, no disponían de demasiados servicios en las antiguas redes marítimas, y están realizando importantes inversiones para mejorar sus infraestructuras logísticas.

La mejora de la economía en los mercados emergentes acabará contribuyendo al desarrollo de mejores conexiones de transporte, siempre y cuando el crecimiento se combine con las suficientes inversiones en el ámbito de la cadena de suministro.