Con la crisis de la Covid-19, son muchos los consumidores que han cambiado sus hábitos para sumarse a las compras ‘on-line’, una tendencia que se mantendrá a pesar de la vuelta a la normalidad.

El sector logístico requerirá a partir de ahora nuevas soluciones de almacenaje y transporte, lo que puede implicar la construcción de nuevos muelles de carga. En este sentido, es fundamental determinar el equipamiento logístico necesario para cada caso.

Actualmente, los almacenes logísticos deben responder a dos tipos de demandas. Por un lado, el e-commerce, con pedidos pequeños y diferentes, una adecuada gestión de las devoluciones y rapidez de entrega. Por el otro, el comercio tradicional, con gran stock y pedidos mayores.

Uno y otro requieren transportes diferentes, pues mientras el comercio tradicional utiliza camiones, semirremolques o contenedores, el e-commerce realiza su logística con furgonetas y camiones de reparto. En consecuencia, tiene que haber diferentes muelles de carga y descarga en las instalaciones para cada tipo de vehículo.

Para poder optimizar la gestión de los mismos, el especialista en puertas industriales Ángel Mir ha desarrollado el equipamiento logístico necesario. Desde la empresa, aseguran que cuando se trata de una nueva construcción, lo mejor es poder combinar un muelle de carga convencional con uno para furgonetas.

En su propuesta, este último integra un abrigo de muelle flexible ACH que gracias a su cabezal hinchable permite ajustarse a la altura de todos los vehículos garantizando un buen sellado que proteja la mercancía de polvo o insectos. Por otro lado, también puede llevar una pasarela manual KVAN de fibra de vidrio o de aluminio con un diseño especial para furgonetas.

Por el contrario, en caso de que el muelle ya estuviera construido, se pueden colocar unos niveladores cuyo objetivo es adaptar la altura del muelle a cada vehículo.