La campaña de vigilancia de camiones y furgonetas, que la Dirección General de Tráfico (DGT) ha realizado durante la semana del 9 al 15 de febrero, ha concluido con 82.569 vehículos controlados, de los cuales 11.403 han sido denunciados.

En concreto, se han impuesto 5.987 denuncias a camiones y 5.416 a furgonetas. En el caso de los camiones, la infracción más cometida ha sido la referida a irregularidades en el tacógrafo y tiempos de conducción, con un total de 2.624 conductores, y en el caso de las furgonetas, el exceso de velocidad, por el que han sido multados 1.830 conductores.

Durante esta semana también se han detectado 570 conductores que no hacían uso del cinturón de seguridad y otros 129 más que dieron positivo en los controles de detección del consumo de alcohol y drogas.

410 denuncias por exceso de peso o mala estiba

La carga de los vehículos industriales ha sido otro de los preceptos controlados por Tráfico, ya que el organismo considera «vitales» el peso de los mismos y la distribución de la carga en caso de accidente. Así, 410 vehículos han sido denunciados por excesos de peso o mala estiba de la carga, siendo inmovilizados 188 de ellos por grandes excesos de peso.

Además, en este segmento, 31 profesionales fueron denunciados por conducir con presencia de alcohol o drogas y 450 por deficiencias técnicas en los vehículos. 

En lo que respecta a las furgonetas, los excesos de velocidad, carencia de seguro o ITV sin pasar son las infracciones más comunes. También destacan el no uso del cinturón de seguridad, que ha acarreado 410 multas, los positivos a alcohol o drogas, que han sido 98 conductores, así como el exceso de peso o carga, en torno a la que se han cometido 376 infracciones.

En este contexto, uno de los aspectos más controlados, debido a que el 41% del parque de furgonetas tiene una antigüedad de más de 15 años, ha sido el referido a la Inspección Técnica de Vehículos, no habiendo pasado la ITV un total de 892 furgonetas y furgones.