matriculaciones vehiculso comerciales

En mayo, las matriculaciones de vehículos comerciales han experimentado un ligero crecimiento del 2,4%, con un total de 7.285 unidades. Por lo que se registra la segunda variación mensual positiva desde que entro en vigor los planes oficiales de ayuda a la compra de vehículos.

Parece que los esfuerzos de los planes PIVE y PIMA–Aire están cambiando la tendencia del mercado y estimulando la renovación del parque. Sin embargo, cabe destacar que su impacto solo se refleja en el crecimiento de los segmentos de vehículos comerciales ligeros, especialmente en los derivados de turismo que suben casi el 10%, también registra un leve ascenso las pick-up con 330 unidades frente a las 327 del mismo periodo de 2012.

El mercado de furgones, por el contrario, vuelve a la senda de las caídas de mercado y cede casi  un 7% respecto a mayo de 2012 y contribuye a que el mercado registre las cifras del segundo peor mes de Mayo desde 1997.

En el acumulado del año, las matriculaciones retroceden un 8,9% con 32.031 vehículos, aproximadamente 3.000 vehículos menos que en enero-mayo del año anterior. Los furgones siguen con sus acusados descensos de más del 13%, mientras que las pick-up caen un 10,8% seguido del retroceso de los derivados de turismo (-5,6%).

La tendencia negativa del año móvil, con 73.840 vehículos matriculados en los últimos 12 meses, indica claramente, según Aniacam, que mientras no cambie la situación económica y se produzca una mejora en el tejido empresarial, incremento del empleo y del consumo, la actividad comercial y las necesidades de transporte seguirán bajo mínimos y el mercado de vehículos comerciales sin recuperar las cifras de volumen necesarias para su crecimiento.

En este sentido la única recuperación de este mercado viene marcada por la disponibilidad de financiación, tanto para el mantenimiento y desarrollo de las pymes y autónomos como para la compra de los vehículos necesarios para el desarrollo de la actividad.

El número de bajas de vehículos de siete o más años de antigüedad, registradas durante los cinco primeros meses de 2013, han crecido un 16% respecto al mismo periodo de 2012. Esto se debe al cese de actividad de empresas/autónomos y a la buena acogida de los planes de ayuda a la compra de  vehículos. A pesar de ello, si no  cambia el entorno económico cerraremos 2013 con una caída entre el 15 y  el  20%” respecto 2012.