Los hábitos de compra de los consumidores han experimentado una gran transformación en los dos últimos años por el auge del e-commerce y jugarán un papel clave en la evolución de los centros de micro-fulfillment, según el estudio  ‘Tres tendencias emergentes en la intralogística’ publicado por Element Logic.

El estudio concluye que se acabarán imponiendo en los próximos cinco o diez años en Europa, a medida que el canal on-line gane terreno y los consumidores se acostumbren a la comodidad de las entregas rápidas.

Este tipo de microplataformas logísticas, surgidas originariamente en EEUU, se ubican en zonas urbanas y permiten acercar los productos al consumidor final, lo que se traduce en una reducción de los plazos de entrega, un mejor control de las existencias, devoluciones más rápidas y menores costes de transporte.

Pese a que el uso de centros de micro-fulfillment supone una forma muy avanzada de gestionar la logística, todavía son numerosas las empresas que operan en estas instalaciones pero que no han automatizado sus procesos.

La tecnología como aliado

En este sentido, los autores del informe apuntan a que en los próximos años la tecnología se convertirá en un auténtico aliado para este tipo de instalaciones de cara a ofrecer la mejor experiencia de entrega a unos clientes cuyas exigencias de servicio son cada vez más altas, siendo el de la alimentación uno de los sectores que más está invirtiendo en ellas.

La segunda gran tendencia que detecta Element Logic es el auge del e-grocery. Pese a que el e-commerce de alimentación se ha convertido en una tendencia emergente desde hace tiempo, la pandemia ha acelerado realmente este fenómeno. Así, a medida que el e-grocery se imponga, lo hará también la necesidad de garantizar unas entregas eficientes, rápidas y fiables.

En la actualidad, existen ya soluciones intralogísticas automatizadas para lograr un crecimiento real en el sector del e-grocery. De hecho, se está experimentando actualmente con nuevas formas de utilizar el sistema AutoStore en este ámbito. Por ejemplo, la instalación de pruebas puede alcanzar temperaturas de hasta 60 o 40 grados bajo cero.

El futuro del sector pasa también por la automatización de almacenes, aunque no todas las empresas disponen de la financiación necesaria para invertir en este proceso, por lo que alquilar una solución de almacén automatizado permitirá dar el paso a un mayor número de empresas sin necesidad de realizar grandes inversiones, reduciendo así los riesgos y haciendo más accesible la automatización.