El cambio en la regulación de las emisiones contaminantes del transporte marítimo que llega el próximo mes de enero implica una profunda transformación que afecta a un sector inmerso en un período de incertidumbre.

Con el fin de arrojar algo de luz sobre el asunto y explicar un proceso que implica costosas inversiones, Anave ha elaborado un documento titulado ‘Preguntas y respuestas sobre emisiones a la atmósfera del transporte marítimo’, con vistas a la aplicación del nuevo límite de azufre de la OMI, que entra en vigor el próximo 1 de enero de 2020.

El trabajo disecciona las diferencias entre gases contaminantes, principalmente óxidos de azufre y nitrógeno, y gases de efecto invernadero, por lo que se analizan las emisiones a la atmósfera del transporte marítimo y sus efectos tanto sobre la calidad del aire, como sobre el medio ambiente en general.

A este respecto, el documento estima que las emisiones del transporte marítimo suponen menos del 2,4% de las emisiones totales de GEI generadas por el hombre y en comparación con el transporte por carretera, el transporte marítimo emite, en promedio, unas seis veces menos CO2 por tonelada·km, así como unas 60 veces menos que el transporte aéreo.

Así mismo, y a la vista de que hoy por hoy no hay todavía disponibles tecnologías que permitan eliminar completamente las emisiones de gases de efecto invernadero en el transporte, Anave enumera algunas vías para reducir estas emisiones como utilizar GNL como combustible, que las reduce entre un 7% y un 21%, instalar sistemas de energía eólica como apoyo a la propulsión, que puede suponer ahorros de combustible y emisiones entre un 4% y un 7%, o introducir medidas de ahorro energético, ya sea para reducir la resistencia hidrodinámica del buque o para mejorar el rendimiento de la maquinaria.

De igual modo, la asociación también propone la aplicación de técnicas de digitalización para optimizar la velocidad del buque o el uso combustibles alternativos a partir de tecnologías con diversos puntos de maduración.

anave-imo-2020

Manuel Carlier, director general de Anave, durante la presentación.