Desde el inicio de 2018, las navieras han recuperado el ritmo en sus pedidos a los astilleros, que van desde los de menor tamaño hasta los que cuentan con una capacidad para entre 14.000 y 22.000 TEUs, una situación que podría elevar la cartera de pedidos por encima del 15% respecto a la flota actual, según la consultora Alphaliner.

Tras una pausa durante 2016 y principios de 2017, los operadores siguen intentando renovar sus flotas con buques de nueva construcción, antes de la implementación de los nuevos estándares de emisiones y la entrada en vigor de la nueva regulación sobre la gestión de las aguas de lastre.

Desde septiembre de 2017, se han incorporado al mercado embarcaciones con capacidad para 986.000 TEUs, muy por encima de los 361.000 TEUs entre enero de 2016 y agosto de 2017.

Evergreen ha encargado ocho portacontenedores con capacidad para 12.000 TEUs a los astilleros de Samsung Heavy Industries, en Corea, y ha firmado acuerdos de alquiler a largo plazo con Shoei Kisen, la financiera del Grupo Imabari, para incorporar 12 unidades que pueden transportar 11.850 TEUs y que serán construidas en Japón.

Estas embarcaciones, que serán entregadas en 2020 y 2021, se añaden a otros pedidos del operador aún pendientes, como los 11 Megamax de la clase Ultra Large Container Vessel, de 20.150 TEUs o las 17 unidades para entre 2.800 y 2.900 TEUs, que recibirá entre 2018 y 2019.

Por su parte, Yang Ming ha aprobado un nuevo plan para la construcción de 20 portacontenedores, que comprende 10 con capacidad para 11.000 TEUs que se incorporarán a la flota en régimen de alquiler, y otros 10 de 2.800 TEUs de los que será titular la naviera a través de una filial.

Hasta ahora, el operador no ha desvelado dónde se construirán ni cuándo se entregarán. Este pedido se suma al de cinco portacontenedores con capacidad para 14.000 TEUs, cuya entrega está prevista para 2019.