reefer contenedores temperatura controlada

La posición de Maersk se ha visto reforzada tras la adquisición de Hamburg Süd.

Las líneas de contenedores asiáticas están en clara desventaja respecto a sus competidoras europeas en el mercado ‘reefer’, donde Maersk Line, MSC y CMA-CGM son los principales referentes, según recoge la consultora Drewry.

La posición de la naviera danesa se ha visto reforzada con la adquisición de la alemana Hamburg Süd, mientras que CMA CGM ha crecido con la compra de APL. La única asiática que se ha acercado a la posición de las europeas ha sido OOCL, comprada por Cosco.

En los últimos años, los operadores procedentes de Asia han encargado menos unidades para el transporte refrigerado que los europeos. Además, ONE, Evergreen, Yang Ming y Cosco no han sabido establecer un mercado ‘reefer’ fuerte en términos de gestión para controlar este tipo de flotas.

Aún siguen centradas en el movimiento de estas cargas hacia y desde sus ubicaciones, como la importación de flores holandesas a Japón o las exportaciones de atún de Corea, y parece que no se sienten cómodas con la manipulación de grandes cargas de mercancía refrigerada en un contexto transfronterizo.

Como con cualquier otro activo, es importante garantizar que el contenedor se encuentra en alta mar a carga completa durante el máximo tiempo posible a lo largo del año. Esto supone que realizará trayectos de corta y larga distancia, dependiendo de los productos que transporte en cada temporada.

ranking-de-navieras-por-capacidad-reefer

La gestión de esta clase de flotas ha de estar más adaptada a la organización de las navieras y las líneas europeas son conscientes de ello, por lo que suelen realizar un plan anual para mejorar la utilización de estas embarcaciones y adaptarla a los distintos periodos del mercado, si bien algunas unidades suelen estar dedicadas a cubrir envíos regulares, como los farmacéuticos.

También deben prepararse los planes de contingencias, por si se reducen los volúmenes en algún mercado como resultado de un imprevisto o cambios en los flujos de demanda.

Diferentes formas de trabajar

Por otra parte, es fundamental contar con expertos en la materia a nivel local, especialmente en los mercados donde se mueve un gran volumen de mercancías perecederas.

Ellos son los que se encargan generalmente de tratar con los productores para evaluar cómo se desarrollará la siguiente temporada, determinar los requerimientos técnicos necesarios, garantizar que haya el suficiente stock disponible y realizar las inspecciones previas correspondientes.

Todo este conocimiento que se genera a nivel local debe ser procesado y gestionado en una sede central para que la naviera puede tener controlada cada unidad ‘reefer‘. Los gestores de este tipo de transporte han de estar muy especializados, por lo que la mayoría de los que ocupan esta posición en navieras europeas se mantendrán en este puesto durante muchos años.

En cambio, en las navieras asiáticas, los equipos que trabajan en transporte refrigerado van rotando cada tres o cuatro años, lo que les impide acumular el suficiente conocimiento operativo y comercial, y puede afectar a la efectiva continuidad de la gestión.

En el caso de ONE, que gestiona la actividad conjunta de K-Line, NYK y MOL, acaba de realizar un pedido de 14.000 unidades refrigeradas y cuenta con una división interna para la planificación de los tráficos ‘reefer‘, con sede en Singapur.

El resto de navieras asiáticas necesitan un cambio de mentalidad similar si quieren aprovechar las ventajas de un segmento que está superando claramente al de la carga seca.