transporte por carretera Volvo semirremolque lonas azul

En las bolsas de cargas clásicas, se paga una cuota general por el servicio, cuyo objetivo es poner en contacto la oferta con la demanda.

En los últimos tiempos, han aparecido en el mercado nuevas plataformas de transporte que se han clasificado erróneamente como bolsas de cargas clásicas, cuando su modelo de negocio y su nicho de mercado son distintos.

Así lo aseguran desde Wtransnet, incidiendo en que tras la llegada de Uber los grandes grupos inversores han visto en el transporte una oportunidad de negocio, que ha llevado al nacimiento de diversas ‘start-ups’ que ponen en contacto a pymes y transportistas autónomos, como Cargomatic, Convoy, Instafreight, LoadFox, Chronotruck y OnTruck.

Todas están especializadas en mercancía paletizada de poco volumen, principalmente para el transporte regional o de última milla. Su funcionamiento es exactamente igual a cualquier otra agencia de transporte, salvo por el hecho de que todos los procedimientos sean on-line.

Su modelo de negocio está basado en la intermediación entre cargas y camiones, por la cual cobran un porcentaje de gestión. No cuentan con una flota de camiones propia, sino que centran su actividad en la colaboración con otras empresas de transporte y autónomos a los que subcontratan.

Estas nuevas plataformas compiten principalmente con los operadores logísticos y empresas de transporte, ya que que conectan digitalmente la industria con el transportista y el cliente final.

En las bolsas de cargas clásicas, por el contrario, se paga una cuota general por el servicio, cuyo objetivo es poner en contacto la oferta con la demanda, llevándose a cabo la contratación fuera de la plataforma. Además, en el caso de Wtransnet, se distingue por ser la única del mercado que no da acceso a la industria, al considerar que no es un servicio concebido para ellas.

Tarifa única

Otro punto distintivo de las agencias de transporte on-line es su precio. Publican las ofertas con una única tarifa de venta, de modo que el primer transportista que acepte el viaje, se lo queda.

Por el contrario, las bolsas de carga, según la normativa vigente, no pueden obligar a sus usuarios a que respeten los precios mínimos ni a publicarlos, ni tampoco excluir a aquellas empresas que ofrezcan precios por debajo de los que marca el Observatorio de Costes del Transporte del Ministerio de Fomento.

Por tanto, puede decirse que estas nuevas plataformas compiten principalmente con los operadores logísticos y empresas de transporte, no con las bolsas de carga, ya que que conectan digitalmente la industria con el transportista y el cliente final.