La reforma de la Estación Marítima del puerto de Santander finalizará a principios de noviembre. Así se ha especificado durante la visita a las obras por parte del presidente de la Autoridad Portuaria, Jaime González, el director, Santiago Díaz Fraile, y el consejero de Innovación, Industria, Transporte y Comercio, Francisco Martín.

Adjudicadas a la UTE formada por Gicsa y Ceteco, estas actuaciones comenzaron en diciembre de 2019, con un presupuesto de más de un millón de euros. Consisten en la realización de un conjunto de actuaciones para mejorar el estado de conservación, funcionalidad y aprovechamiento del edificio.

Al contar con un diseño singular, se ha tratado de mantener al máximo la estética original diseñada por el arquitecto Ricardo Lorenzo García en 1971. Las actuaciones principales comprenden la impermeabilización de cubiertas y la redistribución de los espacios interiores para mejorar el aprovechamiento, abriendo el vestíbulo hacia el sur para tener vistas a la bahía desde el interior.

También se están realizando reparaciones estructurales por todo el edificio, se ha impermeabilizado la fachada, se han sustituido las carpinterías exteriores y se ha construido un segundo ascensor para agilizar el desembarque de los ferries.

Por otro lado, se ha mejorado la iluminación interior con LED y se han habilitado nuevos espacios para la Policía Nacional, el museo Machichaco y la oficina de turismo. La distribución es ahora mucho más moderna y entendible para el pasajero.

No obstante, la obra es solamente el primer paso de una transformación más profunda del frente marítimo. El puerto realizará una gran inversión en el traslado de la Estación de Ferry a los Muelles de Maliaño, la construcción de la nueva terminal y la implantación de instalaciones de bunkering de Gas Natural Licuado.