La caída del precio del petróleo internacional no llega a los usuarios finales, ya que las empresas de distribución están aprovechando la coyuntura para aumentar sus márgenes de ingresos. Así lo aseguran la Asociación de Transporte Internacional por Carretera, Astic, y la Confederación Española de Transporte de Mercancías, CETM, tras la publicación del Informe mensual de supervisión de la distribución de carburantes en estaciones de servicio elaborado por la CNE.

Ambas organizaciones denuncian que las petroleras se están beneficiando de la caída de los precios del petróleo que les ha producido un aumento sustancial de sus márgenes brutos. En este sentido, destacan que en lo que va de año los márgenes de distribución se han incrementado un 13% en gasóleo A. 

Cabe destacar que en España el precio antes de impuestos del gasóleo se sitúa sistemáticamente por encima de la media de los países del entorno, un 3,2% más caro que en Alemania, Bélgica o los Países Bajos y un 7,5% más caro que en Francia.

Desde las patronales critican que estas diferencias “están enmascaradas por todo un entramado de cargas impositivas estatales, especiales y autonómicas que hacen que el panorama en los surtidores sea sensiblemente distinto”.

Ante esta situación, remarcan que para las empresas de transporte por carretera la partida de combustible representa un 40% de sus costes de funcionamiento, “por lo que esta situación hace que muchas compañías se vean inmersas en graves problemas financieros ajenos a su gestión o  incluso abocadas al cierre«.

precio gasoleo a abril 2013

Astic  y CETM muestran su malestar ante este desequilibrio que “castiga” en favor de los distribuidores, al sector del transporte por carretera que ha perdido en los últimos dos años unas 30.000 empresas.

Por ello, insisten en que el transporte por carretera es un “sector clave” para la economía española en general y para las exportaciones en particular, pero aún así, “sigue maltratado en comparación con otros sectores como el ferroviario, la pesca o la agricultura que disfrutan de regímenes de fiscalidad sobre combustibles mucho más favorables”.