Un año de vigencia de la obligatoriedad de los cursos de capacitación para conductores profesionales.

Desde CCOO se defiende que "la vuelta a casa" lo sea al domicilio habitual del conductor.

El pasado 29 de octubre se ha celebrado en Alicante una jornada sobre el transporte en Alicante organizada por la Fundación Francisco Corell, donde entre otros temas, se ha debatido acerca de las novedades en el tacógrafo digital, el Reglamento 561, la flexibilidad y vuelta a casa y la normativa y gestión de los tiempos de conducción y descanso. 

Así, se han reunido a profesionales del transporte para tratar temas que, en general, preocupan tanto a las las empresas, a los profesionales, a las organizaciones sindicales como a las instituciones en materia legislativa, administrativa, y de seguridad.

Tras las ponencias sobre el tacógrafo digital y las novedades en el régimen sancionador para el sector, se realizó un coloquio con representantes empresariales y sindicales en donde se abordó la modificación de la LOTT, entre otros asuntos.

La responsabilidad de las multas

En este sentido, se ha apuntado a la «maraña» que dicha modificación está provocando respecto a la responsabilidad de las multas. Además, esta norma puede habilitar a trasladar el importe de la multa al conductor y a su vez, siéndole aplicado a éste, el régimen disciplinario, «pues es una condición obligatoria para trasladar dicho importe».

Otra de las cuestiones que se ha tratado de manera más extensa, ha sido la constatación de qué entiende la Administración por sector y «ver cómo en ese pensamiento quedan fuera los trabajadores».

CCOO ha reclamado mayor participación sindical en los temas que afectan al sector y ha reprochado a la Administración el que únicamente participen las empresas dentro del Comité Nacional, tal y como ocurrió con la LOTT y como está ocurriendo actualmente con el ROTT.

Los efectos de la ultractividad

Otro tema importante ha sido la ultractividad y el efecto «perverso», según el sindicato, de los convenios de empresa ya que las patronales han dedicado «enormes recursos a intentar crear doctrina» en cuanto a la desaparición de convenios.

Sin embargo, CCOO ha sostenido que «se observa su desinterés», después de dos años en los que las sentencias que se producen «en la mayoría de los casos se ajustan a las tesis defendidas por CCOO», como ha sido el caso de Air Nostrum o el convenio del transporte de mercancías en Barcelona.

A este respecto, el sindicato también ha denunciado que las empresas ven en los convenios «la solución fácil a sus problemas de competitividad», sin tener en cuenta que el margen conseguido es «rápidamente arrebatado» a las empresas del sector, al provocar un «círculo vicioso» en el que los cargadores seguirán exigiendo nuevas rebajas de tarifas.

El problema de «la vuelta a casa»

En cuanto al asunto de la ‘vuelta a casa’, CCOO ha defendido que ésta ha de ser la vuelta al domicilio habitual del conductor, «no la vuelta a territorio nacional».

Así, desde el sindicato se entiende que la solución a este problema está «en una mejor organización logística, establecimiento de colaboradores en otros países, expansión de las empresas españolas, o la utilización de otros modos de transporte, pero no modificando el 561«.

Además, ha reprochado a Astic, con la propuesta de flexibilización de los tiempos de conducción para facilitar la vuelta a casa, de pretender realizar una norma «complicada de inspeccionar» y que «sin duda viene a precarizar» la situación de los trabajadores. Una situación «muy distinta» a la planteada en Francia o en Bélgica, «que tratan de dignificar el sector».