Iveco ha desarrollado un plan de medidas de seguridad y salud laboral con el fin de proteger a su plantilla frente al coronavirus, que le ha permitido retomar su actividad desde el primer día de esta semana.

Tras el anuncio del estado de alarma por parte del Gobierno de España, la marca suspendió temporalmente la producción en ambas factorías y ya se puso como objetivo el regreso paulatino de la producción.

Entre las medidas adoptadas se encuentra la instalación de cámaras termométricas para la lectura de temperatura corporal en las principales entradas a las instalaciones y la adaptación de las líneas de producción para garantizar que los empleados puedan mantener la distancia de seguridad recomendada.

Así mismo, también se han modificado los horarios para evitar aglomeraciones entre turnos y la bajada de velocidad de la producción.

De igual manera, también se ha regulado el suministro de mascarillas quirúrgicas a los empleados, la incrementación de la desinfección periódica de todas las zonas comunes, tiempo al inicio del turno para desinfectar las herramientas con un kit específico, la ampliación del número de dispensadores de gel desinfectante en baños, vestuarios y otras áreas de la fábrica, y una nueva disposición de los asientos en las rutas del transporte colectivo con el fin de mantener la distancia de seguridad.

Por otro lado, se han dispuesto mamparas protectoras en la zona de recepción y atención al cliente, estableciendo un protocolo de carga y descarga con el fin de evitar el máximo contacto posible, así como en las zonas de descanso de las fábricas.