En diez años, el servicio de transporte de corta distancia del puerto de Barcelona o ‘Short Sea Shipping’ ha transportado 1.059.285 UTI hacia y desde Italia y el norte de África, lo que supone que más de un millón de camiones han sido desviados entre el 2004 y el 2014 desde las carreteras hasta el transporte marítimo, descongestionando las vías terrestres y reduciendo las emisiones de CO2.

Barcelona dispone actualmente de servicios diarios que conectan la ciudad con diversas destinaciones italianas, como Génova, Civitavecchia (Roma), Livorno, Savona y Porto Torres (Cerdeña), que suponen el 98% de este tráfico.

El puerto también tiene servicios regulares con Tánger y con Túnez, así como estacionales con Argelia. Las compañías que operan estos servicios en la actualidad son Grimaldi Lines, Grandi Navi Veloci, Cotunav y Suardiaz.

Fue en 1998 cuando Grandi Navi Veloci puso en marcha la primera línea de carga y pasaje de SSS entre Barcelona y Génova, y movió 3.663 UTI, mientras que en 2014 esta cifra ha aumentado hasta 111.080 UTI con nueve líneas operativas.

Pasajeros

En lo que a pasajeros se refiere, en la última década han usado estas líneas 4.076.185 personas y más de 4,5 millones desde el inicio del servicio SSS. Italia continúa siendo el principal tráfico, con un 80% de todos los pasajes, mientras que el norte de África acapara el 20%, es decir, 86.520 pasajeros.

El incremento de pasaje en este periodo ha sido también notable, empezando por los 12.465 primeros pasajeros que estrenaron la línea con Génova en el 98, hasta las 389.527 personas que utilizaron el transporte marítimo de corta distancia en el 2014.

Según la Autoridad Portuaria de Barcelona, las cifras demuestran que el ‘Short Sea Shipping’ es un tráfico consolidado y las previsiones son continuar creciendo con las inversiones de 2,5 millones de euros en la terminal ferroviaria del muelle Costa para permitir el acceso directo de vehículos, así como la de Grimaldi Terminal Barcelona de 20 millones de euros, para ampliar las instalaciones destinadas a este tráfico.

Además el incremento de frecuencias y servicios es constante, como es el caso de la línea que la naviera Grimaldi ofrece para unir Barcelona con Savona, que a principios de 2015 duplicó su frecuencia e inauguró su servicio de pasajeros.

Asimismo, el puerto de Barcelona acogerá el próximo año la ‘Short Sea European Conference’ que se celebrará por primera vez en España. En 2016 se cumple, además, el décimo aniversario de la Escuela Europea de Short Sea Shipping (2E3S).