La relación calidad-precio y la proximidad son los criterios prioritarios de los españoles para elegir el lugar de compra de sus productos de gran consumo, seguidos por la existencia de ofertas y promociones, y la calidad del producto fresco.

Los momentos más friccionales son la cola para el pago y tener que pasar los productos por caja y meterlos en bolsa, seguidos por el riesgo de contagio en tienda y el transporte de productos al domicilio. En total, la media de tiempo semanal dedicado a la compra es de cinco horas.

En este contexto, conviene apuntar que los compradores ‘on-line’ ya son un 14,4% del total, que suelen comprar una vez a la semana en grandes supermercados. Así se refleja en el ‘Estudio sobre hábitos de compra online de productos de gran consumo‘ que acaba de presentar en Madrid StrongPoint, proveedor de soluciones tecnológicas para el retail de origen noruego.

La investigación ha sido llevada a cabo por Idea Action Lab, que ha entrevistado a mujeres y hombres de todo el territorio español entre los 18 y los 75 años, que en su gran mayoría dicen ser los que hacen la compra en el hogar.

Sus resultados reflejan que aquellos que no compran nunca a través de Internet, no lo hacen porque les gusta ir a la tienda física y elegir ellos los productos, pero también porque no quieren pagar gastos de envío ni tener que esperar en casa a que llegue el pedido.

En cambio, los que sí lo hacen aducen la comodidad, el ahorro de tiempo, el precio y la abundancia de opciones como motivos principales. El factor que más molesta en este tipo de compras es el coste de las entregas, que señala un 49% de los encuestados, seguido por los fallos en el horario de las mismas, con un 38%.

A la hora de seleccionar un comercio u otro para realizar su pedido, los clientes tienen en cuenta en primer lugar la facilidad de uso de la web, a continuación los precios y promociones, y en tercer lugar, las opciones de recogida. Un 53% prefiere que su compra llegue a casa, pero ya existe un importante 40% que quiere contar con la posibilidad de tener otras opciones.

Taquillas refrigeradas

El estudio ha servido a StrongPoint para contar con una visión más clara del mercado español y analizar el potencial de implantación de sus ‘lockers refrigerados’ en empresas de gran consumo minoristas.

Hasta un 58,3% de los participantes que compran alguna vez productos de alimentación ‘on-line‘ considera interesante la posibilidad de usar este servicio. La falta de tiempo para ir al supermercado y la preferencia por los productos frescos son algunas de las claves para decantarse por él, ahorrando también al consumidor la molestia de tener que esperar el pedido en casa.

En cuanto a distribución geográfica, el interés es mayor en poblaciones de entre 250.000 y 500.000 habitantes, junto con las zonas con una población de menos de 20.000 habitantes.

A la vista de estos datos, el proveedor cuenta con grandes expectativas para la implantación de estas soluciones en el mercado en 2022, cuando esperan que se consolide el uso de taquillas para la recogida de pedidos. En su portfolio, disponen además de herramientas para mejorar la eficiencia del picking, soluciones Drive Thru y sistemas de optimización de rutas, entre otros.