La falta de gestión de su capacidad por parte de las navieras impulsará las tasas de carga a la baja durante los próximos 12 meses, cuando se espera que entre más capacidad en el mercado, según el último informe de Alphaliner.

La utilización de los buques ha caído en las principales rutas mundiales, empujando a las navieras a reducir los precios. En consecuencia, tanto el Índice de Carga Contenerizada de China como el de Shanghai han vuelto a caer en la primera semana de diciembre un 13% y un 29% respectivamente.

Las rutas del Transpacífico están actualmente bajo una gran presión. Las tarifas en las rutas desde China hasta las costa oeste de Estados Unidos han caído hasta los 1.078 dólares/FEU (914 euros)*, frente a los 2.211 dólares/FEU (1.874 euros) que llegaron a alcanzar en enero

Las tasas entre el país asiático y la costa este estadounidense, por su parte, se han reducido hasta los 1.804 dólares/FEU (1.529 euros), frente a los 3.647 dólares/FEU (3.091 euros) que registraron en el primer mes del año.

Los precios podrían seguir descendiendo y bajar incluso del nivel de los 1.000 dólares/FEU (848 euros) en la costa oeste y de los 1.600 dólares/FEU (1.356 euros) en la costa este, generando una gran incertidumbre sobre el futuro en las rutas transpacíficas en los próximos meses.

Intentos por aumentar los precios

Los numerosos intentos de implementar los ‘General Rate Increases‘, GRIs, tanto por parte de las navieras que han firmado el Acuerdo de Estabilización del Transpacífico como de las que no lo han hecho, no han obtenido ningún resultado en 2017.

A esto se suma la decisión de Maersk de abandonar el Acuerdo en diciembre, que podría alterar los precios todavía más en estas conexiones. Los operadores que aún se mantienen fieles a él han hecho hasta 18 intentos para imponer aumentos de entre 400 dólares/FEU (339 euros) y 1.000 dólares/FEU (848 euros) este año, pero ninguna de sus iniciativas ha dado resultado.

* FEU significa Forty-foot Equivalent Unit y en español Unidad Equivalente a Cuarenta Pies.