En la primera mitad de 2017, las tasas de flete han aumentado un 36% a nivel mundial, con grandes incrementos en la mayor parte de las rutas. Así lo recoge el último informe de la consultora Drewry, que aclara que el motivo es que en el primer semestre del año anterior las cifras fueron especialmente negativas, ya que en comparación con la primera mitad de 2015, los precios han descendido un 4%.

Desde abril, las tarifas se mantienen por encima de las registradas en los mismos meses en los dos años anteriores, pero la duda ahora es si en los siguientes seis meses, la tendencia que seguirán será la de 2015, cuando experimentaron un notable descenso, o la de 2016, en el que mostraron una gran mejoría.

En las rutas Este-Oeste, se ha registrado hasta junio una destacada recuperación de los fletes, especialmente en las conexiones desde Asia hacia Europa, con un aumento del 61% respecto a 2016 y del 12% respecto a 2015.

Por su parte, en las rutas transpacíficas hacia el este, el crecimiento ha sido del 33% respecto al año anterior, aunque no se ha mejorado la media de 2015. En las líneas hacia el oeste, las tarifas han sido más bajas en el primer semestre de 2017 que en el mismo periodo de los dos años anteriores.

Ocurre lo mismo con los precios en las rutas desde Europa hacia Asia, aunque aumentaron a principios de año por un corto espacio de tiempo debido a la fuerte demanda y la reorganización de servicios derivada de las nuevas alianzas. Sin embargo, han ido poco a poco reduciéndose y se espera que esta tendencia continúe en el mes de julio.

tasas-de-flete-entre-2015-y-2017

En las rutas norte-sur, destacan algunas conexiones concretas, como las existentes entre La India y Europa, en las que las tasas han aumentado un 83%. Los más debilitados son los servicios entre Asia y la zona de Australasia o entre la costa este de Sudamérica y Europa.

Para la segunda parte de 2017, todo apunta a una recuperación de las tarifas, alcanzando niveles similares a los de 2015, especialmente en las rutas más importantes para los ingresos de las navieras. Pese a los descensos estacionales, los precios se han mantenido en el segundo trimestre y deberían continuar en esta línea durante el resto del año.

Los operadores marítimos están a punto de volver a alcanzar niveles de rentabilidad debido al aumento de las tasas de flete y contratos más favorables a sus intereses, así como un mayor poder para la fijación de precios derivado de las fusiones y alianzas. Así, resulta bastante improbable para Drewry que entren en una guerra de precios similar a la de principios de 2016.

Teniendo en cuenta el repunte de las tasas en el segundo semestre de 2016, los incrementos interanuales serán más moderados a partir de ahora, pero aunque las tarifas descendieran en el último trimestre del año, seguirían estando por encima de las media del año anterior.