Con el colapso en la demanda y el exceso de oferta actual en el segmento de los portacontenedores, los analistas han temido lo peor en cuanto a la evolución de las tasas de los contratos a largo plazo. Sin embargo, a pesar de la influencia del Covid-19, los precios se han mantenido relativamente estables en mayo, según el índice elaborado por Xeneta, que recoge un descenso del 1,2%, tras el incremento del 0,7% en abril.

Desde que se inició 2020, las tasas han aumentado un 1,7%, aunque la consultora advierte de que el futuro está teñido de incertidumbre. Hasta ahora, las navieras han sido muy rápidas a la hora de eliminar la capacidad sobrante o ajustar sus servicios, y a pesar de que se esté iniciando la desescalada en Europa, están siendo cuidadosas con la reapertura de rutas y escalas.

En Europa, las importaciones se han reducido un 2% en mayo y un 2,2% desde principios de año, mientras las exportaciones han aumentado un 0,8% y un 6,1% en el acumulado. Destaca también el Lejano Oriente, donde las importaciones han aumentado un 3,9% en el quinto mes del año y un 6% en los cinco primeros meses.

En cambio, las exportaciones se han reducido un 1,4% en mayo, aunque se mantienen un 1,7% por encima del nivel con el que iniciaron 2020. Mientras, en Estados Unidos, las importaciones se han reducido un 1,5% a nivel mensual, aunque han aumentado un 1,8% en el acumulado.

Por su parte, las exportaciones han caído un 3,4% en el quinto mes del año y se han incrementado un 0,2% respecto al inicio del año. No deben subestimarse los desafíos a los que se enfrenta la industria en la actualidad, pero los operadores están preparados para actuar en consecuencia.

Por ejemplo, la Asociación para la Digitalización del Transporte de Contenedores, DCSA por sus siglas en inglés, está avanzando en la introducción del conocimiento de embarque digital, lo que permitirá conseguir un ahorro de miles de millones de dólares.