Tras dos meses de descensos, las tasas de los contratos a largo plazo se han mantenido estables en julio, con un ligero repunte mensual del 0,1% y del 0,8% en relación al año anterior, según el índice elaborado por Xeneta.

Esto se debe principalmente a la productividad de los propietarios de buques, que siguen trabajando para poder mantener el delicado equilibrio entre la oferta y la demanda.

En Europa, las importaciones se han incrementado en un 0,2% en julio y han caído un 2% respecto a 2019, mientras las exportaciones se han reducido un 2% en el mes, aunque se mantienen un 3,4% por encima del nivel del año anterior.

Mientras, en Estados Unidos las importaciones han descendido en un 0,1%, aunque la caída ha sido del 0,4% en relación a 2019. Respecto a las exportaciones, han repuntado un 1,2% en julio, tras dos meses a la baja, pero continúan un 3,3% más bajas que hace un año.

La consultora advierte de que el coronavirus sigue muy presente en Estados Unidos, lo que está afectando a la demanda y obligando a las navieras a retirar capacidad del mercado. Además, el gasto de los consumidores se ha reducido un 1,8% en China, frente a las previsiones de crecimiento del 0,5%, lo que sugiere que la recuperación llevará su tiempo.

Los operadores se enfrentan a un auténtico desafío en los próximos meses para tratar de gestionar las tasas mientras tienen que asumir que existen factores externos que no podrán controlar. Mientras, los cargadores deberán estudiar bien lo que pagan para obtener beneficio de sus envíos.