Mientras las tasas ‘spot’ entre el Lejano Oriente y el norte de Europa se han reducido en más de 3.600 dólares/FEU desde principios de año, las de las líneas que conectan el Lejano Oriente con el Mediterráneo solamente han experimentado una caída de 850 dólares/FEU.

En concreto, según Xeneta, se situaban en los 13.100 dólares el 26 de abril, mientras que las del norte de Europa se encontraban en los 11.100 dólares. Esto supone que es hasta 2.000 dólares más caro enviar un contenedor al Mediterráneo cuando se importa la mercancía del Lejano Oriente, a pesar de que desde mediados de 2021 era el norte de Europa la opción más cara.

A principios de 2022, importar desde el Mediterráneo era 850 dólares más barato, lo que llevó a bastantes cargadores a plantearse recibir sus envíos en los puertos de la zona y continuar el transporte por carretera hasta el lugar de destino. Ahora, sin embargo, esta opción resulta mucho menos atractiva con la caída de los precios en el norte de Europa.

Las tasas ‘spot‘ en ambas rutas se mantenían antes en niveles bastante similares y de hecho seguían la misma tendencia en el segundo trimestre de 2021, pero las del norte de Europa aumentaron mucho más que las del Mediterráneo entre julio de 2021 y marzo de 2022. Desde entonces, han experimentado una reducción respecto a ellas.

En términos de volúmenes, las importaciones en el Mediterráneo desde el Lejano Oriente han superado a las dirigidas al norte de Europa, en parte por las tendencias mencionadas.

En 2021, el crecimiento en los volúmenes desde el Lejano Oriente estuvo bastante equilibrado hacia ambas zonas, pero en los dos primeros meses de 2022, el volumen hacia el norte de Europa se estancó, mientras que el dirigido al Mediterráneo continuó al alza, a un ritmo menor que en el año anterior, eso sí.

Tendencias futuras

En cualquier caso, dada la debilidad de la demanda a nivel mundial, es poco probable que las tasas ‘spot‘ en el Mediterráneo continúen funcionando tan bien como lo han hecho y se espera que vuelvan a caer, en consonancia con las del norte de Europa.

Por contra, en los contratos a largo plazo, las tarifas en el Mediterráneo siguen siendo más económicos que las de los viajes al norte de europa, con una diferencia de unos 1.000 dólares/FEU. Las tasas en estas últimas conexiones han aumentado un 6% desde que comenzó el año, mientras que las del Mediterráneo se han reducido en un 1%.

No obstante, la caída de las tasas ‘spot’ y el incremento de los precios en los contratos a largo plazo supone que, como en otras de las principales rutas, la distancia entre ambas opciones se está reduciendo. Sin embargo, sí se mantiene en las conexiones con el Mediterráneo, con una diferencia estable desde principios de 2022.

 

CdS-Banner-suscripcion-OJD-750x110