La crisis sanitaria del Covid-19 ha pasado factura al mercado de vehículos industriales en 2020. En el caso de Renault Trucks, ha registrado una caída del 24% en sus ventas, con 41.117 vehículos, que sin embargo contrasta con el incremento del 12% en el número de pedidos.

En total, se han vendido 19.019 unidades en Europa, excluyendo Francia, que suma 17.937, mientras que en el resto del mundo, las entregas han llegado a 4.161. Por tonelaje, 26.246 corresponden a las gamas pesadas e intermedias, y los otros 14.871 a vehículos industriales.

El fabricante, que ha tenido operativos más del 90% de los puntos de distribución y servicio durante los peores momentos de la crisis, ha logrado mantener su cuota de mercado en Europa, a pesar de la inestabilidad.

En el mercado europeo de vehículos de más de seis toneladas, la cuota se ha mantenido en el 8,5% y en los de más de 16 toneladas, en el 8,8%, mientras en las gamas intermedias ha repuntado un 0,3% hasta el 6,6%. En Francia, la marca continúa a la cabeza del mercado, con una cuota del 28,3% en los camiones de más de seis toneladas, un 0,6% más.

Bruno Blin presidente de Renault Trucks

Bruno Blin, presidente de Renault Trucks, ha presentado los resultados de 2020.

A nivel mundial, Renault Trucks ha registrado un incremento del 16% en el volumen de facturación, destacando el crecimiento en Argelia, con 1.100 camiones facturados, un 80% más, mientras que en Turquía se ha pasado de 640 vehículos a 1.061. Se han obtenido también buenos resultados en África subsahariana.

Vehículos de ocasión y movilidad eléctrica

En lo que respecta a los vehículos de ocasión, se ha registrado un volumen récord de 10.308 camiones facturados, lo que supone un incremento del 9%.

Destaca la Used Trucks Factory de su planta de Bourg-en-Bresse, una fábrica especializada en el reacondicionamiento de camiones usados, de la que en 2020 han salido 500 vehículos, además de nuevos modelos como el Renault Trucks T X-64 para África y Oriente Medio.

En esta línea, el fabricante continúa con la puesta en marcha de su filial de reciclaje y de reutilización de piezas para camiones, con Indra Automobile Recycling, un proyecto validado por la agencia del medioambiente y la energía, Ademe.

Además, su plan es que para 2023, los vehículos eléctricos representen el 10% de sus ventas, en 2030 el 35%, y que en 2040, ninguno de sus vehículos utilice energías fósiles.

Para ello, en marzo de 2020 comenzó la producción en serie de su segunda generación de vehículos eléctricos y actualmente comercializa una gama eléctrica compuesta por el D Z.E., D Wide Z.E. y Master Z.E., que abarca desde las 3,1 a las 26 toneladas.

A partir de 2023, tendrá disponible una oferta eléctrica para todos los segmentos: distribución, construcción y larga distancia.