Convertirse en las puertas logísticas de entrada a Europa y al continente africano es el objetivo de las Zonas Francas de Barcelona y Tánger.

Por ello, el Consorcio de la Zona Franca de Barcelona y la Zona Franca de Tánger han firmado un convenio de colaboración para compartir experiencias y reforzar sinergias entre sus respectivas zonas francas, con el fin de iniciar una política de acercamiento entre las principales áreas logísticas del Mediterráneo.

Ambas instituciones promueven y gestionan áreas de actividad económica y ofrecen espacios para la inversión productiva. Asimismo, apoyan la internacionalización de las empresas, la facilitación del comercio internacional y las operaciones logísticas de importación y exportación de mercancías, así como el establecimiento de vínculos de asociación que beneficien a España y a Marruecos.

Entre las medidas de colaboración, se prevé compartir experiencias en planificación, comercialización y gestión de zonas aduaneras, plataformas logísticas y polígonos industriales y la mutua promoción de ambas plataformas industriales entre las empresas instaladas en ambas zonas. Igualmente, pretende favorecer el establecimiento de empresas y operadores logísticos interesados en operar simultáneamente en las dos zonas, y establecer acciones comunes de promoción.

La iniciativa surge atendiendo a las oportunidades que genera el Corredor ferroviario Mediterráneo y las posibilidades que tienen Barcelona y Tánger como puertas logísticas de entrada a Europa y al continente africano.

El Consorcio gestiona suelo urbano y logístico y cuenta con unos 12 millones de m² de suelo en distintas fases de realización, siendo la mitad de ellos suelo industrial en el Polígono de la Zona Franca de Barcelona. Tánger Med, por su parte, cuenta con unas 1.200 hectáreas y 500 empresas en el polo industrial marroquí.