Según un informe de Aecoc y la FEMP, un 9,4% de las ciudades españolas de más de 50.000 habitantes obligadas a contar con zona de acceso restrigido, cuentan con esta área ya habilitada.

Sin embargo, al mismo tiempo, un 67,9% ya ha avanzado en esta dirección creando zonas de movilidad restringida y un 77% de estos municipios han dado pasos hacia el cumplimiento de la ley, con lo que queda un 22,6% que no ha iniciado ninguna acción en este sentido.

Además, el trabajo señala que, de cara el futuro, nueve de cada diez ciudades tienen previsto crear una zona de estas características y que un 62% ya está elaborando un calendario para restringir gradualmente el acceso de vehículos contaminantes a sus núcleos urbanos.

Además, un 11% de estos municipios que ya tiene diseñado este calendario de restricciones a la movilidad.

Por otra parte, el análisis también da cuenta de que los municipios no está dispuestos a sacrificar sus capacidades de gestión para buscar un marco armonizado.

En este sentido, seis de cada diez se declaran contrarios a cualquier iniciativa encaminada a unificar los criterios de acceso de vehículos en el conjunto de los municipios afectados por la normativa, lo que supone un riesgo para la unidad de mercado en servicios tan esenciales como el reparto urbano de mercancías.

Así mismo, por lo que respecta a las acciones prioritarias por parte de los municipios para crear un modelo de distribución urbana de mercancías más digital y sostenible se señalan prioritariamente tres estrategias, como son la: digitalización de las zonas de carga y descarga, la digitalización de los propios municipios, además del impulso de la logística nocturna y en horas valle.