La producción de la industria española ha crecido 14,7 porcentuales entre abril y mayo, aunque, en todo caso, se mantiene un 24,5% por debajo del registro que tenía en el quinto mes del año pasado, según los últimos registros del Instituto Nacional de Estadística.

Este dato implica un cambio de tendencia que debe confirmarse en meses posteriores y que, en consecuencia, reflejaría que se ha tocado fondo en abril, en una tendencia que coincide además con la evolución del PMI para ese mismo período, dado que este índice adelantado muestra también una briosa tendencia al alza en junio.

En esta evolución favorable ha influido principalmente la buena evolución de la producción de bienes de consumo duradero, así como de los de equipo y, en menor medida, de los intermedios, mientras que tanto la energía como la producción de bienes de consumo no duradero han tenido una aportación negativa a la evolución del índice.

Por otra parte, los precios industriales presentan una evolución mensual también hacia incrementos durante junio, con un ascenso de un 2% tras haber tocado fondo en mayo, aunque en términos anuales se colocan un 6,1% por debajo del indicador de junio de 2019.

Estas subidas se deben principalmente a los incrementos en los precios de la energía durante el sexto mes del ejercicio, mientras que el resto de productos industriales se mantienen planos.

En concreto, mientras que los precios de los bienes de consumo, tanto duraderos, como no duraderos, pierden una décima entre mayo y junio, los de los bienes intermedios ganan una décima mensual y los de bienes de equipo no varían.