London Electric Vehicle Company, más conocida como LEVC, ya está comercializando en España su nueva furgoneta de tracción eléctrica VN5, con extensor de autonomía, diseñada y fabricada en su planta de Ansty, Coventry.

El vehículo llega para revolucionar el segmento de las furgonetas de una tonelada con su tecnología eCity, que permite una autonomía de 98 km en modo totalmente eléctrico, y una autonomía total de 489 km gracias al extensor de autonomía de gasolina.

Según las pruebas desarrolladas en condiciones reales, realizando entregas desde un almacén cercano al aeropuerto de Múnich y cuatro destinos en el centro de la ciudad, una furgoneta cargada y con combustible puede completar el trabajo y realizar el trayecto de 75 km de vuelta seis veces antes de necesitar una recarga.

Además, apenas necesita 30 minutos para una recarga completa gracias a su cargador de 50kW DC. Este vehículo ofrece un radio de giro de 10,1 metros, lo que le facilita la movilidad en entornos urbanos, y cuenta con un compartimento de carga de 5,5 m³ y una capacidad de hasta 830 kilos.

Está disponible en tres variantes, Business, City y Última, en función de las necesidades del cliente, si bien todos cuentan con el sistema autónomo de frenado de emergencia AEB, airbags frontales y laterales, control de crucero, y pantalla de nueve pulgadas. No obstante, existen seis paquetes opcionales para ajustar aún más el vehículo a las preferencias específicas.

El asiento del conductor es ergonómico y ajustable, mientras que la cabina ha sido optimizada para un uso profesional, con ajustes a los que se accede a través de una gran pantalla táctil central con una interfaz intuitiva, mientras que las luces LED iluminan otros controles clave.

Al mismo tiempo, el vehículo ofrece unos bajos costes operativos, con una extensa garantía, e incluye servicios telemáticos que favorecen una mayor productividad y un gran ahorro de costes para empresas de todos los tamaños.

Los propietarios podrán apreciar un notable ahorro de combustible respecto a las furgonetas convencionales, con unos mínimos gastos de mantenimiento.