Llorca se reúne con UGT para abordar el tema de la estiba

José Llorca se reunió el martes con los responsables de UGT, con José Antonio Olaizola al frente del sindicato

José Llorca se lava las manos. Esta es la conclusión que han sacado los sindicatos UGT y CCOO tras las reuniones que han mantenido esta semana con el presidente de Puertos del Estado para abordar el dictamen de la Comisión Europea contra el modelo de estiba portuaria.

Según han confirmado a cadenadesuministro.es los responsables de estiba de ambos sindicatos, Llorca dejó claro que no propondrá modificación alguna a la actual Ley 33/2010 salvo si las partes afectadas, es decir, sindicatos estibadores y patronal, logran consensuar un entendimiento al respecto.  A priori, esta será también la premisa que planteará a Coordinadora, sindicato mayoritario de la estiba con el que el presidente del organismo se reunirá este jueves.

En las reuniones mantenidas con los sindicatos y la patronal, Llorca ha reiterado, como hizo el pasado lunes en la Comisión de Fomento, que si se hubiera aceptado la propuesta que el PP hizo en este asunto en la tramitación parlamentaria de la nueva Ley de Puertos “no se hubiese generado esta asunto con la Comisión Europea”.

Consenso complicado

Sin embargo, el máximo responsable del organismo no solo reclama un “consenso” entre todas las partes afectadas para abordar la modificación normativa en el tema de las Sagep’s, sino que además exige que el mismo esté basado en las “reglas” que recomienda Europa para que no lo vuelva a refutar.

De no conseguirse la entente, la única solución que ofrece José Llorca es esperar a que el Tribunal Europeo de Justicia se pronuncie al respecto una vez que la CE denuncie al Estado Español, y esta posibilidad puede demorarse en el tiempo, señalan los sindicatos.

Para el portavoz de CCOO, Ernesto Gómez, con esta última postura José Llorca es consciente de que España perderá el caso porque “él mismo ha reconocido que el dictamen es tremendamente fundamentado”.

Con las opciones que ofrece Llorca, el sindicato califica su postura como muy “ventajista”, ya que entiende que Puertos del Estado y el Gobierno no quieren “desgastarse políticamente” y prefieren no actuar en este tema y “dejar que otros se lo solucionen”.  Además, Gómez cree que el tema portuario tiene en este momento muy poco peso para el Ejecutivo con “todos los frentes europeos que tiene abiertos”.

Mejor esperar la sentencia

Por su parte, José Antonio Olaizola, responsable de Estiba de UGT, también entiende que es “difícil conseguir un modelo de estiba que satisfaga a la UE con las exigencias que impone”.

En su opinión, es más favorable esperar una posible sanción del Tribunal Europeo de Justicia, que podría demorarse hasta dos años, “por lo que tendríamos más tiempo para poder encontrar una posible salida”. Califica todo este “lío” de “político”, donde el objetivo de la Comisión es “desregularizar el sector portuario y hacer el juego a las navieras, para conseguir una mano de obra barata y sin cualificación”.

Desde UGT también se destaca que el modelo de estiba español “no vulnera ningún principio del Tratado de la Unión” e insiste en que “los pools son completamente legales y se dan en todos los puertos europeos con diferentes modalidades”.

Con este panorama, ambos sindicatos plantearán el asunto en la próxima reunión de la Federación Europea de Transporte (EFT), integrado por los principales sindicatos del sector, donde preocupa al postura del Comisario Siim Kallas en relación al modo portuario. A la postura de la EFT se intentará que se una la IDC, organización de estibadores donde está integrada Coordinadora.

La mano negra

José Antonio Olaizola se pregunta cómo es posible que la Comisión Europea se haya involucrado en este tema «cuando el modelo español es similar al de otros países de la Unión«. Según les explicó José Llorca, el motivo de abrir el expediente radica en la denuncia efectuada desde España en este asunto.

A pesar de las reiteradas peticiones por parte de UGT de que dijera quién o quiénes firmaron esta denuncia, el presidente del gestor portuario se negó a desvelarlo, «lo que da pié a pensar en algunos dirigentes que siempre han mostrado una actitud crítica contra nuestro modelo; pero claro, no podemos arriesgarnos a dar nombres«, matiza Olaizola.